El presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar, ha anunciado el final de Divalterra. La empresa sucesora de Imelsa termina así su recorrido a consecuencia del caso Alquería iniciado por Jorge Rodríguez, expresidente de la corporación provincial.

«Se ha acabado Divalterra», así lo ha expresado Gaspar durante una reunión extraordinaria de la junta general convocada a petición de la oposición. Por tanto, la empresa pública de brigadas forestales se disolverá, liquidará y extinguirá.

Sin embargo, los brigadistas no perderán su empleo y se garantizará el trabajo de las más de 600 personas contratadas. El presidente de la Diputación ha señalado que pasarán a formar parte del Consorcio Provincial de Bomberos.

Divalterra estaba en el ojo del huracán con diversas causas judiciales. Entre ellas se encuentran delitos de prevaricación; malversación; y falsedad documental en el nombramiento de altos cargos de la empresa pública durante el mandato de Rodríguez.

Además, a esto se suma que recientemente se había detectado una docena de irregularidades más en el proceso de nombramiento de la nueva jefa de recursos humanos.