tacones

El uso de tacones altos se suele asociar a ceremonias o momentos especiales, como es el caso de las celebraciones de Nadavidad y las fiestas para despedir y dar la bienvenida al año nuevo, vistiendo las mejores galas. Pero traer estos zapatos altos puede afectar a la salud de los pies.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos explica que el uso de tacones muy altos puede provocar molestias leves o severas en los pies, problemas en los huesos, e incluso dolor de espaldas. “Es recomendable utilizar un zapato que tenga un talón de entre 3 y 5 centímetros, que este sea ancho para aportar mayor estabilidad y que tenga una forma que se adapte al ancho natural del pie para no presionarlo” , ha comentado Maite García, presidenta del Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV).

Recomendaciones generales

El Consejo General de Colegios de Podólogos y el ICOPCV recuerdan que los tacones de aguja son los más inestables y perjudiciales para la salud porque provocan más problemas ortopédicos.

En el caso de los tacones más anchos y con plataformas más elevadas, que no tienen tanto desnivel, se observan cuanto más adecuados porque producen menos lesiones, teniendo en cuenta que pesan poco y sean estables.

Por supuesto, algo fundamental es la calidad del zapato y, en este aspecto, los podólogos aconsejan comprar calzado hecho con materiales naturales, de cuero o piel y no usar de manera continuada los calzados sintéticos.

También se recomienda el uso de calzado con suela de goma y con amortiguación suficiente para reducir la agresión del impacto. Después del uso de zapatos de tacón es aconsejable realizar ejercicios de relajación del pie con una pelota para descomprimir la fascia plantar y aliviar la presión.