7 cosas que puedes hacer en 5 minutos al día

Leer en el metro, ordenar tu mesa u organizar tu fin de semana son algunas de las cosas que podrás hacer si te organizas en tan sólo cinco minutos al día

84
minutos

¿Tienes un minuto? Se pueden hacer muchas cosas en momentos del día a los que llamamos “tiempos muertos” sobre todo, en nuestra jornada laboral. No valoramos el poder del tiempo cuando se trata de minutos, esos mismos que perdemos cuando cogemos el móvil y nuestra mano va directa a las redes sociales para asomarnos al mundo a ver “¿qué hace?”. Pero, ¿realmente se pueden hacer cosas en esos minutos al día? Te sorprendería saber cuántas cosas se pueden hacer a lo largo de una rutina diaria, así que echa un vistazo a las que te dejo aquí debajo.

  1. Planifica tu fin de semana. Mientras haces la pausa del almuerzo en el trabajo, aprovecha para mandar un Whatsapp a ese amigo al que querías ver y no sabes cuándo hacerlo, comprueba la cartelera y mira qué películas hay en el cine, busca en aplicaciones de reservas como El Tenedor o Tripadvisor un restaurante del centro de la ciudad, mira en las redes sitios que antes no habrías ido porque no te habías organizado y simplemente, ve… Si tenías un compromiso compruébalo antes y aprovecha para organizar tu tiempo libre.
  2. Lee en el metro. ¿Vas en el suburbano todos los días? Rompe la rutina de mirar el móvil y aprovecha tus pequeños ratitos para zambulirte en esa novela que empezaste y que nunca encontraste el momento para seguir leyendo. Desde el andén puedes empezar y continuar hasta que te bajes del vagón, pero ¡cuidado, asegúrate de dejar de leer antes de bajar o puede que te choques con alguna persona que quiera entrar! Empieza dedicándole todos los días un ratito y para cuando te quieras dar cuenta, te habrás leído el libro.
  3. Charlas de 5 minutos. ¿Cuántas veces te has topado con un compañero de trabajo al que sólo has saludado y has seguido tu camino? Relaciónate con tus compañeros al menos, una vez al día y establece una pequeña conversación de camino a por un café, a la fotocopiadora o incluso, yendo al baño. Hablar con tus compañeros hará que por un momento te desinhibas de algún trabajo monótono y te haga recuperar fuerzas para cogerlo con más ganas. Prueba en preguntar a tus compañeros por cosas de su vida y establece vínculos afectivos. Este gesto hará que la convivencia sea mucho mejor.
  4. Lee las noticias del día. O al menos los titulares más relevantes. No está reñido no estar “al tanto” de lo que sucede hoy en día por no tener tiempo para leer. Si eres de los que no disfruta ni un minuto para leer las noticias, no te preocupes. Céntrate en leer sólo los titulares ya que estos te harán tener un visión más escueta de lo que está sucediendo. Puedes descargarte una app en el móvil de lectura de noticias como Flipboard y ya sólo en la portada te aparecerán las noticias más relevantes del día. Otra herramienta de rápida lectura es Twitter: sigue a diversos medios y te enterarás de las novedades al minuto.
  1. Camina mientras hablas por teléfono. Si tienes que atender una llamada, sal fuera de tu espacio de trabajo y comienza a andar, incluso, dedícate a subir y bajar escaleras para tonificar tus piernas. Sólo el minuto que has dedicado basta para haberte despejado por un momento de una larga jornada de trabajo y ¡vuelta a empezar!
  2. Revisa tu correo. En momentos de pausa, puedes dedicarte algo de tiempo contestando los emails que dejaste para “ver más tarde” y dedícales unos minutos. Puedes contestar esos WhatsApps que dejaste de lado en el momento en que has entrado por la puerta de la oficina. Eso sí, sé honesto/a y el tiempo en que te duré una tostada es el tiempo que le dedicarás para tus tareas personales.
  1. Limpia tu escritorio. Lo llenamos de papeles a la semana y nunca vemos el tiempo para guardar todo y asear nuestra zona de trabajo. Es importante tener limpio y ordenado tu lugar de trabajo porque afectará a tu rendimiento (y a tu humor). No es lo mismo trabajar con cosas de por medio, que tener una mesa recogida y lista para poder trabajar. Coge un paño y dale un buen repaso a tu mesa, ordena los cajones y clasifica todos esos papeles que acumulaste a lo largo de la semana sin saber dónde ponerlos.

Si sigues algunos de estos consejos verás cómo valorarás más el tiempo que transcurre entre horas y verás que se les puede sacar más partido del que tu crees. Así que ¿ a qué esperas para organizar tu “tiempo perdido”?

Premios Goya 2019: todos los secretos de la noche del cine vivida desde dentro

Gran final a la vista: las mejores opciones para viajar a Sevilla si el Valencia se clasifica