Salen a la luz las ruinas del antiguo barrio judío

Las obras de rehabilitación del Palacio de Valeriola, que albergará el Centro de Arte Hortensia Herrero, permiten descubrir un horno tradicional del siglo XIV

Continua la rehabilitación del Palacio de Valeriola, que albergará el futuro Centro de Arte Hortensia Herrero, esta semana se han iniciado los trabajos en la fachada del edificio que da a la Calle del Mar. Durante la intervención se han realiuzado importantes descubrimientos arqueológicos.

Además de parte del antiguo Circo Romano de la ciudad de València, cuyas ruinas se descubrieron durante las primeras actuaciones que se llevaron a cabo, están saliendo a la luz las ruinas del antiguo barrio judío, cuyo límite se encontraba en el interior del palacio.

En este sentido, se ha descubierto un horno tradicional con un importante valor histórico y arquitectónico que podría pertenecer a la judería y por lo tanto podría datar del siglo XIV. Según explica Tina Herreros, arqueóloga del equipo de trabajo del Centro de Arte Hortensia Herrero “se maneja la hipótesis, por el material cerámico recuperado y la estratigrafía, de que se trate de un horno bajomedieval”.

Además, en una bodega de una de las estancias del palacio se ha encontrado una tinaja del siglo XIV-XV. Según la arqueóloga “este utensilio estaba incrustado en el suelo, y normalmente se utilizaba como silo para almacenar alimento, posiblemente grano”.

La rehabilitación de un espacio para el arte

El Palacio Valeriola es un edificio de estilo neoclásico ubicado en la calle del Mar que fue construido a principios del siglo XVII sobre los restos de la antigua judería de Valencia. La intervención integral en el edificio prevé dotar al espacio de arte de una superficie construida de más de 3.500 metros cuadrados para poder desarrollar sus actividades.

Este centro acogerá tanto la colección privada de arte de Doña Hortensia Herrero como exposiciones temporales de artistas de reconocido prestigio nacional e internacional. Además, contará con una amplia oferta cultural, así como conferencias y diversas actividades promovidas por la propia Fundación Hortensia Herrero.

Con esta nueva infraestructura, la ciudad de Valencia disfrutará de un nuevo espacio dedicado al arte contemporáneo y se sumaría así a la tendencia de otras ciudades europeas, que cuentan tanto con museos públicos como con fundaciones privadas sustentadas por muy diversos mecenas.