Ribó no se opone al nuevo acceso portuario y apuesta por uno ferroviario

El alcalde de Valencia señala que estos accesos ya se encuentran en "los puertos punteros de todo el mundo" aunque primero analizará los impactos medioambientales

puerto

El nuevo acceso al Puerto de Valencia seguirá adelante según ha señalado hoy el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, quien ha afirmado que no se opone a su construcción pero reiterando que primero se analizarán los impactos medioambientales.

Ribó ha querido dejar claro que sus últimas declaraciones no eran una negativa a la ampliación del Puerto y es que la semana pasada destacó que el acceso a este «debía ser ferroviario» descartando la construcción de un túnel subterráneo por «posibles daños medioambientales«. En su lugar propuso el impulso de los accesos ferroviarios al igual que lo hacen «los puertos punteros de todo el mundo».

Dichas palabras parece que no sentaron bien a algunas entidades de la ciudad como la patronal autonómica CEV, Ascer, la Cámara de Comercio y las asociaciones de transportistas por lo que Ribó ha querido aclarar la situación: «En este momento tenemos el puerto de Valencia, un lugar de creación de empleo. Es una empresa muy importante para la ciudad, pero a la vez, Valencia tiene la necesidad de tener una fachada marítima sostenible».

«Valencia necesita continuar teniendo un aire que no tenga los peligros que tiene Madrid y Barcelona y, por tanto, se ha de estudiar los efectos medioambientales», ha declarado antes de añadir que es necesario «minimizar los efectos al máximo para que se pueda hacer la actividad portuaria» y de esta forma que la ciudad sea una tierra «muy bonita y encantadora para vivir».