galletas

Dos alumnos de la escuela de secundaria Da Vinci Charter Academy, en Estados Unidos, decidieron hacer galletas para repartirlas entre sus compañeros de clase. Sin embargo, estas galletas escondían un secreto que ahora la Policía está investigando: para hacerlas, los alumnos utilizaron las cenizas de su abuelo. El hecho no se considera envenenamiento porque los restos no son tóxicos aunque Fiscal y abogados están buscando que delitos acusarles para que no quede impune esta acción.

Según parece son 9 los alumnos que podrías haber comido las galletas, los familiares de los niños a los que se les ha ocurrido esta macabra idea no han querido hacer declaraciones. Pero todos los medios de Estados Unidos han informado de la noticia y los padres están avergonzados y esperan que sus hijos tengan un castigo para que no vuelvan a hacer una travesura de estas características.