El registro de la jornada laboral entra en vigor: todo lo que debes saber para fichar

Todas las empresas deben registrar desde hoy la entrada y salida de sus empleados para evitar posibles excesos de las jornadas

Fichar a la hora de entrada y salida del trabajo ya es una obligación para todos los trabajadores. Hoy entra en vigor el registro de la jornada laboral, una medida obligatoria para todas las empresas que exige llevar un control de las horas de cada uno de los trabajadores con el fin de evitar excesos laborales.

Según la nueva normativa del Ministerio de Trabajo, en el registro deben marcarse las horas de entrada y salida con el mecanismo que haya decidido la empresa siempre que se cumpla un criterio de fiabilidad y no sea manipulable. Este registro será de manera diaria y se entregará una copia mensual del documento junto con la nómina a cada trabajador.

Además, las empresas deberán mantener estos registros durante cuatro años para tenerlos a disposición de trabajadores, sindicatos e inspecciones de trabajo o de la Seguridad Social pues no disponer de ellos supondrá multas de entre 626 a 6.250 euros.

¿Cómo será el registro de horas?

La norma no establece un sistema de control específico, sino que remite a los convenios colectivos o pactos de empresa para que se negocien los mecanismos de control oportunos. La intención del legislador es que se implemente el modelo de registro que mejor se adapte a las características y circunstancias de cada empresa a través de pactos de empresa, sin perjuicio del papel de los convenios colectivos.

En aquellas empresas en las que no exista representación legal de los trabajadores, la ley no prevé la creación de una comisión específica. La empresa podrá establecer unilateralmente el sistema de control que estime conveniente o, si lo considera oportuno, iniciar una negociación directa con los trabajadores (no es obligatorio).

¿Qué debe aparecer en el registro?

El artículo 34.9 del Estatuto de los Trabajadores exige que el registro diario de jornada incluya el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora.

La Inspección de Trabajo solicita, además, que se registren las pausas realizadas por el trabajador durante su jornada (p.ej. entrada / salida tras la pausa de la comida en el caso de jornada partida) y que el sistema utilizado impida modificaciones posteriores.