El restaurante Riff ha reabierto sus puertas hoy. Casi un mes después de haber permanecido cerrado al público tras la intoxicación de 31 clientes y la muerte de una mujer de 46 años.

Las investigaciones aún no han esclarecido las causas de la intoxicación pero El propietario del Riff, Bernd Knöller, segura que cuentan con todas las garantías.

La sospecha recayó desde un primer momento en un tipo de setas que formaban parte del menú y que, al parecer, procedían de China. El dueño del Riff asegura que las compró a un proveedor de León al que lleva comprándole producto hace 28 años.

Knöller asegura que en ningún momento se planteó no volver a abrir el restaurante, pero reconoce que ha sido un momento difícil.

El Riff fue el primer restaurante en conseguir una estrella Michelín en València. Knöller lleva 25 años al frente y se muestra agradecido por las muestras de apoyo que ha recibido de sus compañeros de profesión.

La mujer fallecida tras comer en el RiFF murió por aspiración del vómito

El hongo colmenilla: un manjar mortal en tela de juicio