Un fallo en la justicia permitió que el padre del menor asesinado mantuviese la custodia

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a un hombre a la pena de tres años y medio de prisión por clavarle un cuchillo en el cuello a un compañero de piso después de que éste le pidiera que bajara el volumen de la música que estaba escuchando en su habitación.

La sala le impone, además, la obligación de indemnizar con 7.250 euros a la víctima por el tiempo que tardó en sanar de las lesiones que sufrió y por el perjuicio estético que le ocasionaron las mismas, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

Los hechos sucedieron sobre las 23 horas del 28 de agosto de 2020 en un piso de Alzira. El condenado y víctima compartían el inmueble junto a otros compañeros. El perjudicado llamó a la puerta de la habitación del agresor con la intención de que éste bajara el volumen de la música.

Según recoge la resolución, el condenado salió del dormitorio y comenzó a gritar a la víctima mientras le amenazaba de muerte con un cuchillo de ocho centímetros de hoja. En ese momento, la madre del penado le tranquilizó y cada uno volvió a su habitación.

Sin embargo, instantes después, el hombre esperó a la víctima en el pasillo de la casa. Cuando el perjudicado abrió la puerta, le clavó el arma en el cuello.

El hombre salió a la calle, pidió ayuda y fue trasladado de inmediato al hospital. La herida que sufría le afectó zonas vitales y requirió tratamiento quirúrgico.

La sentencia, dictada después de que las partes alcanzaran un acuerdo de conformidad respecto a los hechos y la pena, es firme y no puede recurrirse.