Un niño de 4 años fue rescatado ayer inconsciente de una piscina de una urbanización Alginet. El equipo médico desplazado hasta el lugar pudo recuperar sus constantes vitales y el suceso terminó en final feliz, pero cada verano 5.000 menores fallecen en Europa por ahogamientos.

Con el objetivo de llegar a ahogamientos 0, el polideportivo de Malilla ha acogido este fin de semana una jornada de prevención gratuita de accidentes en el agua para familias y niños.

Sin embargo advierten que aprender a nadar supone una aceptación de más riesgo, por lo que es importante que los niños sepan reaccionar ante posibles caídas al agua. Una falsa sensación de seguridad que incrementan los elementos de flotación.

La importancia de conocimientos básicos de primeros auxilios es fundamental para la supervivencia de los pequeños una vez producido el ahogamiento.

Y el consejo más importante: la vigilancia. Los expertos recomiendan a los adultos estar tan cerca del niño como para poderle darle un abrazo. Estar más lejos, alertan, significa estar demasiado lejos.