Un ambicioso proyecto convertirá en peatonal la Plaza del Ayuntamiento

El concurso de ideas para su diseño comenzará a final de año y se contará con un proceso de participación ciudadana previo

peatonalizacion plaza ayuntamiento

Cinco millones de euros es lo que costarán las obras de peatonalización de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, como se ha indicado hoy en la presentación del concurso de ideas para su diseño que se llevará a cabo a finales de año.

Una vez se ejecute este proyecto, cuyo proceso se dilatará en el tiempo, sólo peatones y bicicletas podrán hacer uso de este espacio. En este sentido se contará itinerarios peatonales y ciclistas que unan la plaza con otros espacios emblemáticos de la ciudad.

Respecto a los tiempos de ejecución la vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, ha indicado que se trata de un “proceso completo y complejo que tendrá su tiempo de recorrido y que definirá la identidad de València”.

Según ha explicado la concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, “el objetivo de esta legislatura es consolidar el proyecto de ciudad de plazas que nos ayuda a recuperar el espacio público que mejora la calidad de vida de la ciudad.

Participación ciudadana

El proceso de diseño vendrá acompañado de un proceso de participación ciudadana que se realizará de manera previa al mismo y cuyas conclusiones se incorporarán a su redacción.

A colocación de las próximas obras que tiene previsto acometer el Ayuntamiento en las vías públicas de la ciudad, la Asociación de Comercios Valencia Centro ha emitido un comunicado en el que solicitan al consistorio que cualquier ejecución de obra en la vía pública debe desarrollarse de forma consensuada con el sector y con la debida información previa a los comercios y ciudadanos.

En ese sentido han reclamado conocer, en primer lugar, el Plan de cambios de EMT que garanticen el acceso al Centro como hasta el momento. También han demandado al consistorio el Calendario de obras previsto demandando que no se solapen en el deben solaparse en el tiempo para evitar los enormes daños colaterales que se ocasionarían a las pequeñas empresas ubicadas en las zonas afectadas.