Juan Roig invertirá 35 millones de euros más para levantar el Casal España Arena este verano
Diseño del futuro pabellón Casal España Arena de Valencia.

Tendrá un presupuesto de 220 millones de euros y una capacidad de 15.600 localidades de aforo para acontecimientos deportivos y de 18.600 para conciertos musicales, esos son los principales datos de la propuesta de construcción del nuevo pabellón Arena de la ciudad de Valencia.

Así se recogen en la única propuesta presentada al concurso público abierto para contratar el proyecto de construcción del nuevo pabellón deportivo y cultural de València, en el barrio de Quatre Carreres. La empresa Licampa 1617, perteneciente al empresario Juan Roig, es la que firma esta proyecto «una iniciativa ambiciosa, que proyecta una equipación que no hay en esta ciudad y de la cual podremos gozar en un plazo breve», ha indicado el alcalde de la ciudad Joan Ribó.

El alcalde de Valencia ha anunciado hoy que, a estas horas y por Registro de Entrada, solo consta la propuesta del Pabellón Arena de Licampa 1617. Joan Ribó ha hecho estas declaraciones una vez concluido el periodo de 30 días abierto para la licitación del proyecto de construcción, conocido como Pabellón Arena, «una equipación que permitirá el desarrollo de multitud de acontecimientos de primer orden en nuestra ciudad, tanto deportivos como culturales».

De no cambiar las cosas, la sociedad patrimonial Licampa 1617 sería la responsable del diseño del pabellón deportivo multiusos que se levantará en una parcela de propiedad municipal que recae en las calles de Àngel Villena, Bombero Ramon Duart y Antonio Ferrandis. El recinto, que se levantará sobre una parcela de 21.000 metros cuadrados, quiere contar con una superficie total construida de, aproximadamente, 47.000 metros cuadrados.

Según este proyecto, y tal como ha recordado el alcalde, la empresa interesada prevé invertir cerca de 220 millones de euros «para hacer realidad unas instalaciones con un aforo de 15.600 localidades para acontecimientos deportivos y de 18.600 para conciertos musicales».

El alcalde ha explicado que, hasta ahora, «el cronograma funciona como un reloj y el proceso se desarrollará en los plazos previstos», unos cálculos que hablarían de tener el recinto finalizado en 2022. Los próximos pasos a dar, consisten en la elaboración, por parte del Ayuntamiento, del pliego de condiciones que tiene que regular la concesión y que, si es de su interés, la empresa tiene que valorar y aceptar. Unos pliegos «que atenderán a lo que marca la legislación y al interés general de la ciudad».