Nueva decoración para los pequeños ingresados de la Fe que se someten a hemodiálisis

La finalidad es humanizar este lugar dedicado especialmente a niños y niñas que pasan mucho tiempo en el hospital

417
34,35,279,291.694611

Los pacientes de Nefrología Infantil del Hospital La Fe han estrenado nueva decoración coincidiendo con la celebración del 40º Aniversario del Transplante Infantil de Riñón realizado en este centro. Inspirados en una naturaleza relajante y positiva, los creadores del proyecto Cento Yuste y Mac Diego se han marcado como objetivo principal humanizar este lugar dedicado especialmente a niños y niñas que pasan mucho tiempo en el hospital.

El nuevo diseño de decoración pretende aumentar el bienestar emocional de los pacientes y por ello podrán disfrutar de él en el Servicio de Hemodiálisis en toda la zona pediátrica: pasillo, consultas y salas de tratamiento. Además, también se puede encontrar en las 3 consultas externas de Nefrología Pediátrica.

La doctora Mònica Almiñana ha querido resaltar la importancia de este tipo de iniciativas para hacer más agradable la experiencia del paciente ya que “los niños y las niñas que reciben este tipo de tratamiento pasan muchas horas en el hospital. De hecho, los pacientes en hemodiálisis suelen acudir al centro una media de 3 días a la semana a sesiones de 3 y 4 horas”. En los últimos años, 17 pacientes pediátricos han recibido tratamiento en la sala de hemodiálisis, en su mayoría para hemodiálisis crónica, y alguno para hemodiálisis aguda e inmunoadsorción. Cabe destacar que los 6 pacientes que en los últimos dos años han recibido el tratamiento de diálisis peritoneal crónica por enfermedad renal en el período previo al trasplante renal, sólo visitaban el hospital 1 vez cada 15 días para control, ya que la diálisis peritoneal se hace diaria en domicilio de forma nocturna, automatizada bajo control familiar.

Esta iniciativa ha sido posible gracias a la Fundación Pequeño Deseo y al patrocinio de la Fundación Trinidad Alfonso, entidad que ya entregó los fondos recaudados en su último maratón en Valencia a la Fundación Pequeño Deseo. Además, cuenta con la colaboración de Caixa Popular y de un grupo de empresas que se han implicado para lograr que el proyecto fuera un éxito: Grupo ATP, Misomo, Mapubli y Obra Propia.

La Fundación Pequeño Deseo trabaja desde el año 2000 para hacer realidad los deseos de niños y niñas con enfermedades graves con el fin de apoyarles anímicamente y hacer más llevadera su enfermedad. Está demostrado científicamente que el cumplimiento de un deseo genera en el niño emociones positivas que tienen un efecto enorme en su bienestar.