Meliana presupuesto 2017

El Ayuntamiento de Meliana ha liquidado los presupuestos del 2017 con un gasto total de 7.079.636,79 euros, y con un resultado muy positivo y de acuerdo con la planificación económica de la legislatura. Se ha cerrado el ejercicio en estabilidad presupuestaria y una capacidad de financiación o superávit presupuestario de 861.488,51 euros, de los cuales 433.098,73 ya están comprometidos con diferentes inversiones adjudicadas que no se han acabado de ejecutar y que se incorporan en los presupuestos del 2018.

Así, como indica la primera teniente de Alcaldía y regidora de Hacienda, Maria Pilar Asensio, “el Ayuntamiento dispone para este año de 428.389,78 euros más para traer adelante las inversiones ya planificadas. Además, con el cierre del ejercicio, el remanente de tesorería para gastos generales acumulado es de 2.349.627,18 euros, justo un millón de euros más del que se disponía al cierre del 2014”.

A este dinero, hay que añadir otros 666.737,08 euros afectados para financiar algunos conceptos concretos que se corresponde con el patrimonio municipal del suelo y el canon de saneamiento. Por otro lado, la deuda vive -la deuda con entidades financieras- ahora mismo es de cero euros. Se ha cumplido la regla de gasto en 344.964,84 euros y también el plan económico-financiero 2016-2017, que ya ha concluido.

Finalmente, también se han cumplido los plazos de pago a los proveedores. Así, durando todo el año se ha sido pagando dentro de los 30 días marcados por la ley, concretamente alrededor de los 24 días de media.

Para la responsable de Hacienda “estos resultados son la constatación que se está haciendo una gestión económica y presupuestaria muy rigurosa y eficiente. El grado de ejecución y de inversión es muy elevado dentro de las dificultades que supone tener una normativa estatal muy restrictiva”.

Hay que remarcar el aumento de los ingresos consignados inicialmente, especialmente por el aumento de las subvenciones que se han recibido de la Diputación y de la Generalitat, alrededor de 1,3 millones de euros. Así del total de las subvenciones del 2017, 508.126,02 euros se incorporarán en los presupuestos del 2018 porque se trata de actuaciones y proyectos que encara no se han ejecutado o que tienen continuidad en este ejercicio. Hay que destacar que se han destinado más de 800.000 euros a inversiones, alrededor de 450.000 euros en los diferentes programas de fomento de la ocupación, tanto propios como del Servef, y unos 400.000 euros a los temas de atención social.

Es relevante el hecho de que toda la gestión municipal se está realizando con el nivel más bajo de carga impositiva desde el 2010. Cómo explica Asensio, “si al 2013 la recaudación por la contribución urbana (IBI) fue de 2,7 millones de euros, en el 2017 ha sido de 2,2 millones, una diferencia que se debe de a las rebajas continuadas en esta legislatura del recibo del IBI.” Un hecho que todavía repercutirá en el 2018, puesto que el Ayuntamiento ha fijado un coeficiente municipal del 0,69%, el más bajo que ha tenido nunca Meliana en este impuesto.

El reto del Ayuntamiento para este año es poder administrar los buenos resultados económicos para poder continuar el impulso de la planificación y de la gestión municipales. En este sentido, la primera teniente de Alcaldía destaca que “tenemos que conseguir poder utilizar estos recursos para hacer una gestión urbanística importante que nos permita acometer los proyectos y las infraestructuras del futuro”. La adquisición de los terrenos para la construcción del nuevo colegio de Infantil y de Primaria de Meliana dentro del programa Edificante de la Generalitat Valenciana son algunos ejemplos.

Unos terrenos que en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), vigente desde el 1991, ya figuran como dotacional educativo y que todavía no son de propiedad municipal.