Un espray nasal bloquea la entrada del coronavirus
Una empleada de farmacia despacha una mascarilla a una clienta. / Marcial Guillén (EFE)

Los test de autodiagnóstico estarán disponibles en las farmacias españolas la próxima semana. El 20 de julio el Consejo de Ministros aprobará el decreto que permitirá la venta de estos test sin prescripción médica. El texto detalla que serán test de antígenos y de anticuerpos.

Las farmacias ya disponen de las pruebas, pero solo se permite la venta con receta médica. La norma expresa la necesidad de poner al alcance de todos estos test de diagnósticos. «La exigencia de prescripción para la venta al público de estos productos constituiría una importante barrera para su uso», desarrolla el documento.

Además, en el borrador del Real Decreto se prevé que, al ser pruebas de autodiagnóstico y no se precisa de un profesional sanitario, se reduzca la presión asistencial de los centros de salud. Con este objetivo, también se pretende poner a la venta los test de anticuerpos. «Aunque no sirven para la detección de infección activa, contribuirá a reducir la presión asistencial», añade el borrador.

¿Qué efectividad tienen las pruebas de farmacia?

Ambas pruebas, la de antígenos y la de anticuerpos, son de detección rápida. Su efectividad es menor que la de una prueba PCR, pero los test que se venderán en las farmacias están obligados a cumplir con el porcentaje mínimo de sensibilidad marcado por la Agencia Española de Medicamentos (AEMPS).

La entidad se rige por las normas europeas y establece que la sensibilidad del test de antígenos ha de ser igual o superior al 90% y una especificidad del 97%. «Estos test son evaluados por un organismo notificado. Este audita a los fabricantes, verifica que el diseño y la información son adecuados para que sea utilizado por no profesionales y que cumple con los requisitos esenciales», según explica la AEMPS.

¿Cómo se usan los test de autodiagnóstico?

En el caso de la de antígenos, la muestra dependerá de cada test. Las instrucciones marcarán su uso y el tipo de muestra necesaria. Existen dos tipos de muestras para este tipo de pruebas. Generalmente, la muestra se toma a través de exudado nasofaríngeo o nasal. En algunos casos se puede hacer con muestras de saliva. «En saliva la carga viral es menor, por lo que en caso de baja carga viral (bajo número de virus en la muestra) la sensibilidad del test es menor», advierte la AEMPS. El test tardará entre 30 y 60 minutos en ofrecer el resultado.

Por otro lado, el test serológico o de anticuerpos, será capaz de detectar si se han desarrollado anticuerpos específicos frente al virus. En esta prueba, se utilizan generalmente muestras de sangre a través de una pequeña punción con una lanceta.

¿Cuánto cuesta un test?

Países como Italia, Portugal, Francia, Holanda o Alemania ya venden los test al público sin prescripción médica. El precio varía según el país y el fabricante, pero todos tienen un valor inferior a 10 euros. En España, todavía no se ha especificado su precio.

En Portugal cuestan entre siete y diez euros. En Francia al rededor de 5 euros. En Alemania incluso se venden en packs de 5 test en supermercados como Aldi o Lidl por menos de 20 euros.