Para los agricultores la tractorada del pasado viernes no ha sido más que una llamada a la desesperación de un colectivo que se encuentra en una situación insostenible. Una movilización sin precedentes que deba sus frutos. Sólo 48 horas después, los agricultores eran convocados a una reunión con la Consellera de Agricultura de la Generalitat valenciana, Mireia Mollá.

Una primera reunión valorada por el vicepresidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Celestino Recatalá, como el inicio para abrir nuevas negociaciones. Pero, en este sentido, ha afirmado que lo que necesita el sector es ya legislar y tomar medidas. «Necesitamos soluciones inmediatas ya que la situación ya es insostenible», afirma Recatalá.

Desde AVA-Asaja reclaman que todas las partes de la cadena alimentaria se sienten a dialogar para establecer acuerdos que permitan a los agricultores no vender a pérdidas sus cosechas.

Piden legislación inmediata a la administración

«La administración está para legislar pero la administración no puede imponer unos precios mínimos», así se ha expresado el vicepresidente de AVA-Asaja. Consideran que la comisión nacional de la competencia se opondría a este respecto, lo que no comparten ya que en otros países europeos este organismo es más flexible con el sector agrario. No obstante consideran que la administración puede tomar medidas para que ninguno de los eslabones de la cadena alimentaria abuse de otro de los sectores, como en este caso el de la producción.

Un observatorio de precios del campo, y legislación específica para que no se venda a pérdidas o por debajo del coste de producción, son dos materias en las que puede intervenir, y de manera inmediata, la Conselleria d’Agricultura. Una legislación específica y urgente, dicen desde AVA-Asaja, que podría comenzar a aplicarse de forma inminente y esto es lo que exigen ahora los agricultores. Una situación insostenible, afirman, que necesita de respuestas urgentes y contundentes por parte de la administración.