La lluvia inunda el metro de Valencia y la nieve tiñe de blanco la autonomía
Túnel cortado por inundación en Alboraya. / POLICÍA LOCAL ALBORAIA

Las fuertes precipitaciones de este miércoles están causando fuertes estragos en Valencia. La lluvia no ha cesado en toda la jornada, tomando una mayor intensidad al mediodía con una tormenta que se ha prolongado hasta la tarde.

La gran cantidad de agua ha dañado algunas de las vías de metro de la ciudad. Ante ello, Metrovalencia se ha visto obligada a suspender el paso de los convoyes por la Línea 3.

Según ha informado por medio de redes sociales, las inundaciones han provocado la cancelación de los viajes entre las estaciones de Meliana y Albalat. En su lugar, se han habilitado autobuses para realizar el tramo correspondiente por carretera.

A pesar de la tormenta sobre Valencia, el temporal también ha azotado duramente a la localidad alicantina de Benidorm. Según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la precipitación acumulada hasta el mediodía ha sido de 35,8 litros por metro cuadrado en dicho municipio.

A Benidorm le han seguido L’Alfàs del Pi (32.6); Novelda (30.2); Tibi (27.8); Torremanzanas (26.6); La Vall de Laguar (25.6); Vall d’Alba (25.6); Pego (25.4); Benafigos (23.8); Alcoi/Alcoy (22.6); Vilafranca (22.4) y Ontinyent (21.6).

VALENCIA Y LA AUTONOMÍA SE TIÑEN DE BLANCO

Además de las inundaciones, la Comunitat Valenciana se ha teñido de blanco en plena primavera. La entrada de un aire frío ha provocado una caída de los mercurios que, unida a las precipitaciones, ha producido importantes nevadas.

Arroyo Cerezo (Rincón de Ademúz) ha sido uno de los puntos en los que se ha visto caer los copos de nieve. Tal y como había avanzado Aemet, la cota de nieve ha bajado de 1500-1700 m a 1000-1200 m en el interior de la mitad norte; y 1200-1400 m en el resto.

La provincia de Alicante también ha tenido la nieve como gran protagonista. En las cimas por encima de 1200-1300 ha nevado dejando unos paisajes más propios del invierno que distan mucho de lo vivido en las últimas jornadas de Semana Santa donde reinaba el sol y el calor.

Esta noche se espera que el temporal comience a remitir desactivando las alertas amarillas. Para mañana jueves volverá la estabilidad aunque el viernes podrían regresar las precipitaciones (consulta el tiempo completo).