Una empresa valenciana dona 2.185 kilos de alimentos a las familias más afectadas por la pandemia

La crisis sanitaria actual lleva ya tiempo afectando principalmente a las personas más vulnerables y en riesgo de exclusión. Según el último informe ‘El Estado de la Pobreza en España’, publicado por EAPN, un 10,4% de la población de la Comunidad Valencia se encuentra en riesgo de pobreza severa.

Esta situación se suma a la crisis derivada de la pandemia de la Covid-19. El coronavirus ha afectado de forma muy directa a las familias más vulnerables de la Comunitat. Además, ha provocado grandes desigualdades sociales en el resto de España.

Este panorama social no ha dejado indiferente a la empresa valenciana con raíces latinas, Jota Jota Foods, afincada en Alboraya. Dicha compañía está llevando a cabo iniciativas destinadas a apoyar la labor de distintas entidades sociales valencianas cuyo fin es atender situaciones de exclusión social y ayudar con reparto de alimentos a las personas con más riesgo.

La última iniciativa, denominada #UnGranitoDeArena, llevada a cabo este mes en colaboración con la Federación Española de Bancos de Alimentos, ha sido la donación de más de 9.500 botes de mermeladas tropicales marca Coéxito al Banco de Alimentos de Valencia. En total, 2.185 kilos de alimentos que irán directamente a los sectores más vulnerables de la sociedad.

Estas mermeladas han sido importadas desde diferentes países tropicales. Están disponibles en diferentes sabores como mango, fruta de la pasión, piña o guayaba. Además, suponen grandes reservas energéticas para paliar una época fría como la que se espera los próximos meses. Con estas acciones, Jota Jota Foods pretende aportar su granito de arena para hacer de este 2020 un año algo más dulce.

Sobre Jota Jota Foods

Jota Jota Foods nació en Valencia hace ya 17 años. Su misión es promover la cultura gastronómica latinoamericana en Europa con productos nostálgicos, acercando los sabores de Latinoamérica al mundo. Dedicada a la importación y distribución de alimentación nostálgica (aquella que echamos de menos los que han tenido que emigrar), llega actualmente a 15 países de Europa.