Los jardines urbanos llegan a las cubiertas y fachadas de Mercadona

La compañía tiene integrados en cinco tiendas de España cubiertas ajardinadas en patios de manzana y jardines verticales en fachada

Mercadona

Mercadona tiene el compromiso de fomentar una buena relación y convivencia con los vecinos de los barrios donde están presentes sus supermercados. Ejemplo de ello son los jardines urbanos que la compañía tiene instalados en cubiertas de patios de manzana y en las fachadas de algunas de sus tiendas en Madrid.

En total son cinco los espacios verdes creados para mejorar el entorno y que además aportan beneficios medioambientales y sociales. En concreto Mercadona dispone de cubiertas ajardinadas en tres supermercados ubicados en patios de manzana en el Paseo del General Martinez Campos, 39, en Bravo Murillo, 5 y en Ayala, 89. Además tiene instalados jardines verticales en las fachadas de los supermercados de Asura, 56 y Estocolmo, 22.

Para estos espacios se han utilizado especies autóctonas de bajas necesidades hídrica, que reducen la contaminación y el denominado ‘efecto isla de calor’. Además contribuyen a mejorar el entorno de los vecinos y a una mayor sostenibilidad urbana con una mejora de la esperanza de vida y balance energético de los edificios.

En total, estas cubiertas representan 6.610m2 de zonas ajardinadas con la consiguiente reducción del CO2 en el entorno más cercano. Asimismo, gracias a las medidas adoptadas junto a la ONG SEO/BirdLife se favorece la biodiversidad y protección de las aves, proporcionándoles lugares de alimentación y descanso.

Además de estos beneficios medioambientales, esta iniciativa también tienen un importante componente social. De la construcción, el mantenimiento y la conservación de estos jardines urbanos se encarga la Fundación Capacis, entidad dedicada a la inserción social y laboral de personas con discapacidad intelectual.

Otras zonas verdes integradas en la arquitectura de las tiendas son los jardines verticales. Este tipo de zonas aportan una ventajas estéticas y climáticas tanto para la tienda como para el entorno. Contribuyen a la reducción del calor, al aislamiento acústico y a la mitigación del ruido, además de mejorar la biodiversidad del medioambiente urbano.