La Generalitat rechaza derribar la fachada neoclásica de la catedral de Valencia

La resolución asegura que los elementos arquitectónicos que se demolerían forman parte del monumento valenciano y añaden valor al edificio histórico

catedral
El ábside de la catedral de Valencia con el muro y la lona que lo cubre.

El proyecto de recuperación de la fachada de los absidiolos y cubierta de la cúpula de la catedral de Valencia tendrá que esperar y es que la Dirección General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat Valenciana no ha autorizado las obras.

La resolución asegura que los elementos arquitectónicos que se demolerían con el desarrollo de dicho proyecto forman parte del monumento valenciano y añaden valor a este por lo que no podrán eliminarse al suponer una modificación sustancial del edificio histórico y alterar la imagen de la fachada.

«El cuerpo neoclásico tiene que considerarse como una aportación que enriquece al conjunto y no es un elemento impropio», marca el escrito en referencia al muro del siglo XIX que tapa el ábside gótico de la catedral y del que aseguran que forma parte de la historia y de la evolución del edificio declarado como Bien de Interés Cultural desde 1931.

Según el informe, la Generalitat resuelve no autorizar el proyecto ya que de lo contrario aseguran que se incumpliría el artículo 37 de la Ley de patrimonio cultural valenciano en el que se especifica que todas las obras deben respetar «las características y los valores esenciales del inmueble» además de conservar «sus características volumétricas, espaciales, morfológicas y artísticas».