Joyas veo, joyas quiero. Así fue como Gabriel Suárez, tercera generación de la firma de joyería con más de 75 años de historia, decidió dedicarse a la empresa familiar. El ahora director creativo de la marca reconoce que en un principio no tenía muy claro si formar parte de ella. Tanto es así que se graduó en Periodismo. Sin embargo, el haber pasado su infancia y adolescencia viendo como su padre trabajaba con «cosas muy bonitas» despertó su interés por el mundo de la joyería.

A día de hoy no se arrepiente de su decisión y se muestra orgulloso al hacer balance de sus años dentro de Suarez. Según explica él mismo, la marca ha cambiado mucho en los últimos diez años y «se ha vuelto más accesible».

Asimismo, Suárez ha saltado al mercado internacional, concretamente a México. Aunque al joven le gustaría abrir nuevos puntos de venta en el mercado latinoamericano, asegura que esas decisiones se deben tomar con prudencia porque Suarez tiene a mucha gente trabajando.

Por el momento, sigue el crecimiento nacional. Esta misma semana ha inaugurado la última boutique de la firma en El Corte Inglés de la Avenida de Francia, donde el joven ha acudido para inaugurar el nuevo puesto de venta.

Usted ya es la tercera generación de Suárez pero no siempre tuvo claro querer dedicarse a la empresa familiar, ¿en qué se veía durante su juventud?

No es que no me fuese a dedicar a eso sino que no lo tenía claro. Desde muy pequeño he visto a mi padre trabajar con cosas muy bonitas, con gemas y con diamantes. No estaba cien por cien seguro. Por eso, estudié Periodismo. Cuando ya estaba terminando la carrera empecé a ver que me atraía más el mundo de la joyería que el del Periodismo. De todos modos, he hecho mis pinitos, he colaborado con revistas. He podido vivir lo bonito de los dos mundos.

¿Qué le hizo cambiar de idea y decidir formar parte de Suarez?

Si la empresa familiar hubiera sido de otra industria probablemente hubiera seguido mi camino. Sin embargo, tenemos la suerte de poder ser muy creativos y de estar rodeado de mucha gente joven con creatividad. Es un mundo muy atractivo que te engancha. Por eso me dediqué a joyería y estoy muy contento de haber dado ese paso.

Hay un dicho que recomienda no mezclar lo personal con lo profesional. En su caso, ¿cómo es trabajar en una empresa familiar?

Tienes partes muy buenas y otras no tan buenas, evidentemente lo vives mucho más. Para nosotros Suarez es un miembro más de la familia. En cualquier cena familiar se habla de ello. Es una ilusión hacer cada día Suarez más grande y prestigioso. Por el momento, las grandes decisiones recaen en mi padre y mi tío. Algún día nos tocará tomarlas a mis hermanos y a mí.

Desde que abrieron en 1943 hasta ahora, han sido muchos los cambios económicos y sociales, ¿cómo tercera generación ha introducido novedades en la firma?

Se han hecho muchas cosas desde que los jóvenes estamos dentro. Se ha creado otra marca: Aristocrazy. Por otro lado, Suarez es muy diferente hoy a cómo era hace diez años. Nos hemos adaptado de muchas maneras: con un producto muy diferente al que teníamos entonces y siendo mucho más accesible. Además, de la mano de El Corte Inglés hemos construido una red de tiendas importante.

Este último año ha estado marcado por la pandemia, ¿cómo ha afectado a Suarez?

Al principio nos pasó como a todos: gastos al mínimo para poder salir lo antes posible. Ha habido gente en ERTE, evidentemente. En cuanto hemos podido hemos ampliado el horario de nuestro equipo. Desde diciembre estamos todos al cien por cien. Cuando estuvimos en ERTE, lo estuvimos todos. Hemos sido muy solidarios en ese sentido.

Desde que hemos vuelto de la pandemia, Suarez ha abierto seis tiendas. No creo que prácticamente nadie a nivel retail pueda decir que desde junio ha abierto seis tiendas nuevas. Por ello, se ve la apuesta de Suarez de seguir creciendo. Los beneficios no han sido tan buenos como otros años pero no ha habido pérdidas.

A pesar de todo, han anunciado la apertura de una treintena de nuevos puntos de venta, ¿sigue pesando la compra física a la digital en el sector de la joyería?

Quizás para otras marcas no es tan importante pero para Suarez es clave. Hay muy pocas compras que tengan la emoción que existe cuando compras una joya. Nosotros vamos a cuidar mucho nuestra experiencia digital porque hay gente que no tiene tiempo o que geográficamente es un problema. Cuando vas a comprar una joya es un momento tan bonito de tu vida que te apetece que una persona de confianza y que sabe mucho del tema te ayuden. Nosotros creemos que eso va a seguir pasando en la joyería. Por eso consideramos que todavía tenemos que crecer mucho a nivel tienda física.

Joyerías Suárez apuesta por Valencia en su expansión nacional
Entre esos 36 puntos de venta también está Valencia, ¿qué ha motivado la apertura de este punto de venta?

Valencia es una ciudad importantísima para España hoy en día. Personalmente a mí me encanta. Ya ha pasado mucho tiempo desde que abrimos la primera tienda en Sorolla. He venido muchísimo. La ciudad ha cambiado mucho y para bien en los últimos diez años. Creo que aquí hay un público que quiere mucho a Suarez. Siempre se nos ha acogido muy bien y pensamos que en El Corte Inglés de la Avenida de Francia tenemos un público diferente. Tener Suarez más cerca le va a provocar que nos visite mucho más y a confiar más en la marca.

¿Se podría decir que los valencianos somos clientes potenciales de su empresa?

Por supuesto. Cada vez más gente puede comprar en Suarez. Tenemos joyas desde los 200 euros hasta la luna. El sueño de cada cliente se puede hacer realidad. De hecho, hacemos joyas a medidas desde los 3.000 euros. Queremos que mucha gente pueda optar a comprar una joya de Suarez. En Valencia tenemos mucho público y con esta apertura confiamos en tener más.

Suárez apuesta por Valencia en su expansión física
Agustín Alonso, director de El Corte Inglés Avenida de Francia; Gabriel Suárez, director creativo de Suarez, y Pau Pérez Rico, director regional de Comunicación y Relaciones Institucionales de El Corte Inglés.
¿Se esperan nuevas aperturas en la Comunitat Valenciana para los próximos años?

Tenemos todavía mucho camino por recorrer en España. Vamos a abrir entorno a treinta tiendas en el país en los próximos tres años, sobre todo en muchas capitales de provincia. Evidentemente Valencia va a ser de las que más, va a haber tres o incluso cuatro tiendas. Madrid y Barcelona también van a tener más que la mayoría. Sin embargo, Valencia va a terminar siendo la tercera ciudad para Suarez, sin ninguna duda.

¿E internacional?

Ya estamos en México. Abrimos nuestra primera tienda en noviembre. En México tenemos que crecer no sé todavía hasta donde. Igual siete u ocho tiendas en lo máximo que podremos tener allí. Al final el mercado latinoamericano tiene que ser nuestra ambición.

En Suarez todo lo que hacemos lo hacemos con cabeza porque tenemos a mucha gente trabajando. El mercado americano es el sueño, pero tiempo al tiempo. Hay que hacerlo todo bien y no precipitarse.