La Comunitat Valenciana prepara el nuevo escenario de la desescalada
Varios ciudadanos disfrutan de las terrazas durante la pandemia. / EFE

El jueves 3 de junio es una fecha clave para desescalada en la Comunitat Valenciana. Durante esta jornada tendrá lugar la Mesa Interdepartamental en la que se decidirán las nuevas restricciones tras el 7 de junio. Medidas como el toque de queda y la limitación de las reuniones sociales podrían decir adiós en la Comunitat.

En este sentido, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha confirmado que la restricción de la movilidad nocturna no continuará vigente. Así lo adelantó él mismo en la pasada Interdepartamental. En esa ocasión, Puig explicó su deseo de relajar las medidas siempre y cuando se mantuviesen los buenos datos.

Otra cuestión es la relativa a las reuniones sociales, una práctica que ha estado muy limitada en los últimos meses y que a día de hoy está fijada en un máximo de 10 personas.

Al igual que sucede con el toque de queda, la limitación de las reuniones afecta a derechos fundamentales de los españoles. Por ello, se ha necesitado del aval del Tribunal Superior de Justicia valenciano para aplicar la restricción. Hasta ahora, el TSJCV había dado su visto bueno al Consell aunque siempre por períodos de dos semanas a la espera de ver la evolución de la pandemia.

Precisamente son esos datos de contagios los que van a permitir el avance en la desescalada. Actualmente la autonomía presenta una incidencia acumulada de 35,5 casos por cada 100.000 habitantes. Aunque es más alta que la última semana, sigue siendo la tasa más baja de la península.

Hay que señalar que el cambio en las reuniones sociales también traerá modificaciones en las iglesias. Los aforos en templos de culto están a día de hoy al 75% de su espacio. Sin embargo, a partir del lunes decaerá la limitación pudiendo abrir al 100% de su capacidad.

Vuelve el ocio nocturno valenciano 

Junto con el fin del toque de queda, también ha señalado la intención de una reapertura «progresiva» del ocio nocturno. Eso sí, bajo unas premisas: hasta las dos de la mañana, con el 50% del aforo y sin emplear las pistas de baile. Según ha indicado Puig, la Comunitat Valenciana cuenta con una situación «bastante consolidada». Por este motivo, asegura que es momento de ayudar a sectores que han hecho un “sacrificio enorme”.

Al mismo tiempo, la buena situación epidemiológica posibilita ampliar una hora- incluso hora y media- la hostelería por la noche. Además, desde el sector han solicitado ampliar el aforo de los espacios interiores y pasar del 50% al 75%.

Por otro lado, el jefe del Consell ha abogado por eliminar el uso obligatorio de la mascarilla en las playas y en los espacios naturales. En palabras de Puig, «se ha demostrado que son espacios seguros». Sin embargo, se muestra cauto y apela a la prudencia porque «el virus aún está ahí».

Con todo ello, se reunirá este jueves a mediodía la Interdepartamental para acordar medidas y suavizar limitaciones vigentes. La intención es continuar con la apertura progresiva al mismo tiempo que se continua con la inmunización de la población.