De familias de cuatro a seis hijos durante el baby boom a familias con hijos únicos o como mucho “la parejita”. Así ha cambiado el modelo familiar en las últimas décadas y es que tener hijos se ha convertido en todo un reto para muchos.

España presenta a día de hoy una de las tasas de fecundidad más bajas de Europa. Con una media de 1,2 hijos por mujer, los nacimientos han descendido cerca del 30% en los últimos diez años. La situación afecta a la formación de familias numerosas. Actualmente Valencia cuenta con 55.000 familias en las que hay tres hijos o más pero esto se debe sobre todo a una doble particularidad: el mayor nacimiento de gemelos y parejas con hijos de matrimonios anteriores.

Desde las asociaciones de familias numerosas tienen claro cuáles son las dificultades que ponen frene al crecimiento de la natalidad: la conciliación y la economía. Una prestación de 100 euros al mes por hijo o elevar la deducción por descendientes en el IRPF son algunas medidas que ya se aplican en Europa y que se demandan desde la Federación Estatal de Familias Numerosas. El objetivo es paliar el descenso de la natalidad y evitar un proceso de despoblación que podría traer graves problemas sociales en el futuro.