Un joven de 17 años se rompe la mandíbula tras explotarle en la boca un cigarrillo eléctrico

No existen todavía estudios científicos sobre los efectos del uso prolongado del e-cigarrillo

Un chico de 17 años ha tenido que someterse a una reconstrucción de su mandíbula tras explotarle en la boca un cigarrillo eléctrico, según ha publicado “The New England Journal of Medicine”. Tras someterse a un escáner en 3D, los médicos comprobaron que el paciente había perdido varios dientes, tenía un corte grande en la boca y sufría quemaduras en los labios.

No existen todavía estudios científicos sobre los efectos del uso prolongado del e-cigarrillo. No hay ninguna evidencia de que sean más saludables que los cigarrillos de toda la vida. El cigarrillo electrónico funciona con un dispositivo impulsado por una batería que busca conseguir la misma sensación que un cigarrillo común. Contiene vapor de nicotina a diferencia de los cigarrillos convencionales que queman tabaco para generar humo.

Como ya hemos explicado, los cigarrillos electrónicos vaporizar un líquido que se compra por separado en frascos pequeños, conocido como recargas. Algunos estudios han detectado en estas recargas restos de plomo, níquel, estaño o cromo.