Una experta en nutrición responde: ¿Por qué no funcionan las dietas?

En plena 'Operación Bikini' la terapeuta Anna María Ceausu explica la relación existente entre la pérdida de peso y el equilibrio emocional

dietas

Abrir la nevera y darse un atracón de dulces, o acudir compulsivamente a comer, son conductas que influyen decisivamente en el sobrepeso y la obesidad. Las dietas no suelen ser bastante si no se tratan las emociones. Para la terapeuta Anna María Ceausu, “el principal objetivo a tratar para adelgazar son las emociones y las creencias”.

¿Por qué se produce el sobrepeso? ¿Qué relación tiene con las emociones?

Puede parecer algo extraño decir que nuestro cuerpo se encuentra en equilibrio emocional con el sobrepeso para las personas que lo tienen. Y hemos de abrirnos a la idea de que internamente nuestro cuerpo sabe cómo curar una herida sin que nosotros pongamos nuestra observación o atención a ello. Algo parecido pasa con el sobrepeso. Existen emociones guardadas dentro de nuestro subconsciente al igual que experiencias de vida que nos han impactado. Esas emociones siguen activas y de una forma inconsciente determinan la existencia de un peso en exceso.

En muchas ocasiones se adelgaza con dieta, pero al poco tiempo se vuelve a recuperar el peso perdido ¿por qué las dietas no funcionan?

La terapeuta Anna María Ceausu.

En muchos de los casos las dietas si funcionan, sin embargo la mayoría vuelven a engordar pasado un tiempo. Si a nivel mental y emocional no hemos dado el cambio necesario que nos mantiene en el desequilibrio del peso corporal, el cuerpo está en un estado de alerta e intenta a toda costa volver a equilibrarse con el peso.

¿Cuáles suelen ser los motivos de haber engordado de las personas que acuden a tu consulta?

Las creencias limitantes y las emociones negativas guardadas en el subconsciente son muy variadas. El tema del sobrepeso suele tener vivencias, emociones y creencias limitantes enlazadas. Me refiero a que existen varios programas que determinan el mantenimiento de un peso excesivo y enumeraré algunos más importantes: necesidad de protección, sentimiento de soledad, sentirse perdido ante una decisión de vida, la pérdida de un ser querido, la separación en una relación de pareja o de alguna persona querida, el exceso de responsabilidad, la falta de comunicación cuando una persona no expresa lo que piensa y siente entre decenas de otras razones.

¿Qué es lo que se necesita para conseguir la pérdida de peso? ¿Es un proceso? ¿Cuánto puede durar?

Para empezar a perder peso lo primero es ser conscientes de los programas limitantes, impactos emocionales y formas de vida que tenemos para poder comprender y desde ahí tomar la decisión del cambio interno. Esto se podría hacer con sesiones de Bioneuroemoción. Cada persona es un mundo diferente y cada persona necesita su tiempo para mejorar.

Puede ser que la persona pase por un proceso de un mes o tres meses y hasta un año ya que a veces nuestros hábitos están tan enraizados que tendemos a volver a la antigua forma de ser y pensar. El cambio depende de uno mismo, de su constancia y determinación de llevar a cabo el proceso de transformación.

¿Qué podemos hacer para tener una relación equilibrada con la comida?

Ya que somos conscientes de que las emociones son las que nos impulsan a comer o dejar de comer, lo importante es empezar a ser conscientes de lo que siento cuando me acerco a la comida. La pregunta más interesante sería qué necesidad cubre esa tendencia de comer en exceso, o de no cuidar mi cuerpo, o no dar importancia a lo que es una comida saludable, o los horarios de comidas. Todo tiene una explicación y para cada uno es diferente. La recomendación es la sustitución del hábito no saludable utilizando otros hábitos que fomentan la misma emoción positiva.

¿Qué aconsejarías para equilibrar el cuerpo y la mente?

Lo primero sería observar nuestros pensamientos y emociones y ser conscientes de aquello que pensamos y decimos. La coherencia entre pensamiento, sentimiento y expresión externa en línea con mis acciones es fundamental.

Solamente desde un concepto de conciencia activa podemos empezar a realizar cambios en nuestra vida. Si no soy consciente de aquello que una y otra vez me digo, de la forma en la que trato mi cuerpo, de mi forma de actuar es imposible realizar un cambio. Se dice que al mirar tu vida podrás saber aquello que tienes en tu subconsciente.

Una vez comprendido tendrás la posibilidad de una nueva elección y un camino de vida diferente. La libertad emocional es imprescindible para sostener un equilibrio cuerpo- mente.