Las 24 excusas legales para librarse de la mesa electoral del 10-N

No presentarse en la mesa electoral supone penas de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses

mesa

A tan sólo tres semanas de asistir a una nueva cita con las urnas, son muchos los españoles que ya habrán recibido la temida carta de citación para formar parte de la mesa electoral ya sea como presidente, vocal o suplente del próximo 10 de noviembre.

Optar por no presentarse sin ningún motivo justificado no es una opción y es que hacerlo supone penas de prisión o económicas y es que la Ley Orgánica del Régimen Electoral especifica que aquellos que no se presenten o dejen sus funciones sin justificación alguna «incurrirán en la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses».

Sin embargo, existen una serie de causas determinadas aceptadas por la Junta Electoral Central para no ser miembro de dicha mesa aunque deben notificarse previamente:

 Causas relativas a la situación personal:

  1. Ser mayor de 65 años y menor de 70.
  2. Situación de discapacidad sin importar el grado de esta.
  3. Condición de pensionista de incapacidad permanente absoluta y gran invalidez.
  4. Situación de incapacidad temporal para el trabajo, acreditada mediante la correspondiente baja médica.
  5. Gestación a partir de los seis meses de embarazo y el período correspondiente de descanso maternal.
  6. Internamiento en centros penitenciarios o en hospitales psiquiátricos.
  7. Haber formado parte de una Mesa Electoral con anterioridad, al menos en tres ocasiones en los últimos diez años.
  8. Condición de la víctima de un delito, declarado o presunto.

Causas personales que deben valorarse a la Junta Electoral:

  1. Lesión, dolencia o enfermedad física o psíquica que, aunque no haya dado lugar a una declaración de incapacidad para el trabajo, impida ejercer las funciones de miembro de una Mesa Electoral.
  2. Condición de pensionista de incapacidad permanente total para una determinada profesión, siempre que los factores determinantes de la incapacidad concurran también por analogía en el desarrollo de las funciones de miembro de la Mesa Electoral.
  3. La situación de riesgo durante el embarazo durante los primeros seis meses del mismo.
  4. La previsión de intervención quirúrgica o de pruebas clínicas relevantes en el día de la votación, en los días inmediatamente anteriores, o en el día siguiente a aquélla, siempre que resulten inaplazables.
  5. La pertenencia a confesiones o comunidades religiosas en las que el ideario o el régimen de clausura resulten contrarios o incompatibles con la participación en una Mesa Electoral.
  6. El cambio de la residencia habitual a un lugar situado en otra Comunidad Autónoma cuando, además de dicha circunstancia, se justifique la dificultad de poder formar parte de una Mesa Electoral.

Causas relativas a responsabilidades familiares:

  1. La condición de madre, durante el período de lactancia natural o artificial, hasta que el bebé cumpla nueve meses.
  2. El cuidado directo y continuo, por razones de guarda legal, de menores de ocho años o de personas con discapacidad física, psíquica o sensorial.
  3. El cuidado directo y continuo de familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad que por razones de edad, accidente o enfermedad, no pueda valerse por sí mismo.
  4. La concurrencia el día de la elección de eventos familiares de especial relevancia, que resulten inaplazables o en los que el aplazamiento provoque perjuicios económicos importantes, siempre que el interesado sea el protagonista o guarde con éste una relación de parentesco hasta el segundo grado de consanguinidad.
  5. La condición de madre o padre de menores de catorce años, cuando se acredite que el otro progenitor no puede ocuparse del menor durante la jornada electoral, careciendo además el interesado de ascendientes o de otros hijos mayores que puedan hacerlo.

Causas relativas a responsabilidades profesionales:

  1. Quienes durante el día de la votación deban prestar sus servicios a las Juntas Electorales, a los Juzgados y a las Administraciones Públicas que tengan encomendadas funciones electorales.
  2. Quienes deban prestar durante la jornada electoral servicios esenciales de la comunidad de importancia vital, como los de carácter médico, sanitario, de protección civil, bomberos, etcétera.
  3. Los Directores de medios de comunicación de información general y los Jefes de los Servicios informativos que deban cubrir la jornada electoral.
  4. Los profesionales que deban participar en acontecimientos públicos a celebrar el día de la votación, que estén previstos con anterioridad a la convocatoria electoral, cuando el interesado no pueda ser sustituido y la no participación del mismo obligue a suspender el acontecimiento, produciendo perjuicios económicos relevantes.