Las madres beluga enseñan a sus hijos un ‘nombre de familia’

Una investigadora de la Fundación Oceanogràfic graba durante dos años a Kylu,la primera cría de beluga nacida en un acuario, para estudiar cómo aprende a “hablar”

24

El mundo de las ballenas beluga es sonoro. En su hábitat natural pasan medio año en la oscuridad, así que su principal sentido para percibir el entorno es el oído.

A los científicos les intriga la comunicación entre madres y crías, de ahí la expectación ante el estudio sobre cómo ha aprendido a hablar Kylu, el bebé beluga nacido en 2016 en el Oceanogràfic, en València. Se trata del segundo estudio de este tipo en el mundo.

Una investigadora estadounidense ha seguido muy de cerca los balbuceos de Kylu en sus dos primeros años de vida y ha descubierto que comparte con su madre una llamada específica, a modo de “etiqueta identificativa acústica”.

El estudio, fruto de más de 300 horas de grabación, es un paso adelante para asociar cada sonido con un comportamiento, para descifrar el significado semántico de su lenguaje.

Conocer el lenguaje de estos “canarios de mar” puede ayudar a su conservación y quizás esclarecer la causa de la alta mortalidad de algunas poblaciones salvajes.

Fallecen los mellizos de chimpancé nacidos en Bioparc hace un mes