Así rastrean los casos de coronavirus en Valencia para interrumpir la cadena de contagios de coronavirus
Sanitario realizando el test de coronavirus. / FOTO: Javier Etxezarreta EFE).

Perder el gusto y el olfato eran dos síntomas que se habían asociado al coronavirus pero que no estaban confirmados y probados. Ahora, un macroestudio del Consorcio Global de Investigadores Quimiosensoriales ha probado que sí, estos dos sentidos se alteran si se ha contraído COVID-19.

Según ha informado EFE, España es uno de los 43 países que ha participado en este proyecto internacional. Para desarrollarlo se han realizado 36.500 encuestas entre pacientes de coronavirus de diferentes partes del mundo.

Los primeros resultados se han obtenido tras el análisis de 4.039 encuestas. Estos han determinado que la mayoría de pacientes perdieron en gran medida la capacidad olfativa y el gusto. Un total de 1.840 personas notaron cambios a la hora de detectar sabores salados mientras 1.788 contagiados vieron alterados su percepción del dulce. Por otra parte, 1.586 notaron cambios en los amargos y 1.511 en los sabores ácidos.

Aunque la Organización Mundial de la Salud incluía hasta ahora la pérdida del olfato y del gusto como síntomas menos frecuentes ahora esto podría cambiar. Cuando los resultados definitivos se confirmen con análisis posteriores, la OMS incluirá dicha sintomatología entre los habituales: tos, fiebre y cansancio.

CÓMO PARTICIPAR EN EL ESTUDIO

Este estudio continúa abierto y puede rellenarse a través de la web oficial. Aseguran que hacerlo sólo lleva de 10 a 15 minutos y puede realizarse en español. Los participantes responden de manera anónima y son todo cuestiones sobre la enfermedad.

Tras dar el consentimiento para el estudio y completar unos datos básicos sobre la edad, país, etc. comienza el test. En él hay preguntas sobre las capacidades olfativas durante la enfermedad, cambios en los sabores, etc.

Una vez se cierren las encuestas y se obtengan los resultados, los investigadores sacarán las conclusiones finales. Será a partir de entonces cuando la OMS pueda incorporar estos síntomas a los habituales del coronavirus.