La estación del norte: más que una estación de ferrocarril

Te contamos los detalles de uno de los rincones más bonitos de la ciudad de Valencia, para que lo descubras y conozcas más a fondo

estación del Norte
Foto: Wikipedia

En 7 Televalencia te recomendamos algunos de los rincones más bonitos de la ciudad de Valencia, para que los descubras y conozcas más a fondo.  Hoy conocemos los detalles de la Estación del Norte, que es más que una estación de ferrocarril.

La Estación del Norte es una estación terminal de carácter monumental y estilo modernista valenciano inaugurada en 1917 por la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España quien encargó su construcción a Demetrio Ribes uno de los arquitectos de la compañía.

Destaca por su riqueza ornamental y sus grandes proporciones. En 1983 fue catalogada como Bien de Interés Cultural. Goza también de la consideración de estación histórica por parte de Adif.

Foto: Wikipedia

El edificio es de planta rectangular con dos zonas claramente diferenciadas: el gran hangar, de planta igualmente rectangular y cerrado con estructura de arcos articulados de acero laminado, y el edificio de viajeros propiamente dicho, de planta en U y pilares independientes de la estructura del hangar.

Se enmarca en el estilo modernista. En su construcción se emplearon nuevos materiales introducidos a finales del siglo anterior, como la estructura metálica en forma de marquesina.

La estación dispone de una fachada horizontalista, con motivos vegetales, naranjas y flores de azahar, y se inspira en la agricultura valenciana e incluye, entre otras referencias a la ciudad, las cuatro barras rojas sobre fondo oro del escudo heráldico valenciano.

La decoración es completada en el bloque central por dos mosaicos de José Mongrell simétricamente colocados.

Detalle de los mosaicos de la estación Foto: Instagram

La ornamentación del interior del edificio se realizó, con cerámicas vidriadas, trencadís y mosaico de la fábrica de «La Ceramo» de Benicalap.  Tiene un sinfín de elementos decorativos de cerámica, madera, metal, vidrio y otros materiales.

La cubierta principal de la nave central, que cubre las vías, tiene forma de arco y guías que representan las vías del tren. Asimismo, tiene una gran abertura longitudinal destinada a que antiguamente escaparan los humos de las máquinas a vapor.

Los zócalos de cada puerta o ventanal interior del vestíbulo están hechos de madera y en los más altos se puede leer el lema «buen viaje» en distintos idiomas. Sus grandes ventanales presentan una rosa en su parte superior. Otro rasgo típico del Modernismo que se aprecia en la estación es la integración de todas las artes en una misma edificación: arquitectura, escultura, pintura y artes decorativos.