Compartir

Ricardo Caballer no defraudado y, como él mismo anunció, miles de personas disfrutaron anoche de una ‘pirotecnia total’ en La Marina Real. Una fusión del sonido propio de una mascletà y el colorido y los efectos de un castillo de fuegos de artificio, en la que se utilizaron 15.000 elementos y 1.275 kilos de material pirotécnico, efectos de colores y luces.

Un espectáculo innovador que duró 10 minutos y 40 segundos y tuvo un terremoto vertical doble, superando así el reto del pasado año, en que se dibujó un espolín y se disparó una mascletà vertical. No menos sorprendente ha sido el final aéreo, potente y con más de 3.000 truenos de aviso.

Una gran apuesta por el fuego de Amstel como previa a la jornada de La Crida, en la que se dibujaron en el cielo, con pólvora, palabras para transmitir un mensaje de apoyo a todas las comisiones falleras. Además, sobre La Marina Real se pudo ver también una ‘Senyera’ de 170 metros de largo y 50 metros de alto.

Una noche mágica con un festival de fuegos aéreos en el cual Valencia ya ha empezado oficialmente, ahora sí, a oler a pólvora y a fallas.