La epidemia del s.XXI: Las enfermedades neurodegenerativas

El reto para los investigadores está en hallar fármacos que puedan detener su avance y no sólo paliar sus síntomas

La reina Sofía, acompañada por Ximo Puig, Pedro Duque y Joan Ribó, entre otros, a su llegada al Museo de las Ciencias. EFE/Kai Försterling

Cerca de un millón de personas en España sufre una dolencia neurodegenerativa, estas enfermedades están consideradas la epidemia del siglo XXI, así se ha indicado en el séptimo Congreso de investigación e Innovación en Enfermedades Neurodegenerativas (CIIIEN) que se está celebrando en Valencia. Un centenar de expertos nacionales e internacionales participan en este cita donde se abordan los avances en la investigación científica para detener su progresión.

El envejecimiento poblacional está detrás del aumento de las dolencias degenerativas; en este sentido la gerente de la Fundación CIEN (Centro de Investigación en Enfermedades Neurológica) y CIBERNED, María Ángeles Pérez, ha señalado que si el siglo XIX fue el de las enfermedades infecciosas y el XX el de las oncológicas, «el siglo XXI se puede considerar el de las enfermedades neurodegenerativas».

La reina Sofía saluda a varios de los investigadores que participan en el congreso científico sobre enfermedades neurodegenerativas, hoy martes, a su llegada al Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de València EFE/Kai Försterling

El reto: Hallar fármacos que las curen

Para los investigadores el reto es encontrar fármacos que no solo modifiquen los síntomas de las dolencias sino el proceso biológico subyacente a las mismas y su progreso, así lo ha indicado Miguel Medina, investigador principal del proyecto Vallecas de la Fundación Reina Sofía y director científico adjunto del CIBERNED.

Según Medina, los avances en la atención de las enfermedades neurodegenerativas en los últimos diez o quince años se han centrado en intentar prevenir la aparición de esas dolencias y retrasar la aparición de los síntomas y no tanto en curarlas.

Según se extrae de sus palabras, el reto y la «esperanza» a corto y medio plazo en las enfermedades neurodegenerativas está en conseguir retrasarlas y prevenirlas, ya que en curarlas «creo que no estamos en ello».