Una jugada del Valencia CF en San Mamés
Foto: Lázaro de la Peña /valenciacf.com
Compartir

El Valencia CF puntúa con un disputado empate a 1 en el Nuevo San Mamés, los de Mestalla recortan un punto para recuperar lo antes posible la tercera plaza de la clasificación. Según la crónica de la web www.valenciacf.com, empate gracias a un golazo de Kondogbia en la primera mitad, a la gran intervención de Neto que detuvo una pena máxima a Aduriz y a la mala suerte de encajar el tanto local tras una falta de Ferran que era al contrario. Marcelino hizo cinco cambios en el once inicial con respecto al último partido de LaLiga ante la Real Sociedad. En defensa Ruben Vezo por Montoya en el lateral derecho; en el centro del campo Kondogbia por Carlos Soler y Ferran Torres, que se estrenaba como titular en el campeonato de la regularidad y en el día que alcanzaba la mayoría de edad, por Guedes, y en la punta de ataque Simone Zaza por Santi Mina y Luciano Vietto por Rodrigo Moreno. Son tres partidos muy intensos en una semana y, lógicamente, el técnico quiere tener al mayor número de jugadores ‘enchufados’ en la carrera por el objetivo.

Un partido intenso desde el inicio con dos equipos en dinámicas diferentes pero con las mismas intenciones, ganar por todos los medios. De ahí que se vieran muchos choques, muchas disputas y numerosos errores por esa presión por todo el campo. En uno de ellos, San José se encontró en el minuto 11 con un balón suelto en zona de peligro y su disparo fue despejado con seguridad por Neto a córner. No había continuidad en el juego sino un fútbol a impulsos, a trompicones. Pero el Valencia CF se mostraba fuerte, sin esconderse, ante un Athletic muy directo que insistía en centros al área en busca de su fortaleza por alto. Así, en el minuto 22, una preciosa acción atacante acabó con un pase perfecto de Ferran a Kondogbia que, con la maestría de siempre y después de recuperar el balón, levantó la cabeza y remató ajustado al palo izquierdo de Kepa por el único hueco que quedaba libre ante una muralla de piernas. Era el minuto 22 y los de Mestalla golpeaban primero y de qué forma. Cuarto tanto del centrocampista francés en LaLiga, todos ellos fuera de casa (Santiago Bernabéu, Benito Villamarín y RCDE Stadium) y a cuál más espectacular.

El tanto puso más nervioso al Athletic que protestaba todas las acciones, mientras que el Valencia CF quería asegurar el pase y llegar con cabeza al marco rojiblanco. Sin embargo, un balón largo provocó un penalti que Gil Manzano señaló tras un forcejeo entre Murillo y Susaeta. Aduriz, un ex blanquinegro, chutó y Neto intuyó la dirección del delantero para evitar el empate local. El meta brasileño se agigantó y adivinó el remate. Perfecto. Poco después el árbitro no vio un empujón de Beñat a Vezo en la otra área cuando se disponía a rematar. La emoción aumentaba por momentos, ya que el Athletic, empeñado en protestar todo, no podía hacer daño de ninguna de las formas a un Valencia CF serio, disciplinado y luchador. Con el 0-1 acabó una primera mitad en la que los de Mestalla se marcharon con ventaja gracias a su gol en el primer disparo entre palos y, sobre todo, no cayeron en las provocaciones locales y mantuvieron la cabeza fría en todo momento.

En el arranque de la segunda mitad, el Athletic tuvo la suerte de aprovechar un rechace de una falta que no era para empatar en un disparo desde fuera del área de De Marcos. El colegiado Gil Manzano no pitó un empujón claro a Ferran que en el suelo tocó el balón. Una pena porque en esa acción vino el 1-1. Zaza contraatacó rápido con un zambombazo y se topó con Kepa que hizo una gran parada. Ese gol inesperado, unido a las continuas protestas locales al colegiado por cualquier decisión, metió al Athletic en el partido. El Valencia CF, por su parte, trataba de apaciguar ánimos y quitarle el balón al equipo de Ciganda. Vietto, al filo de la hora de juego, también probó las manos del meta que blocó en dos tiempos. El juego comenzó a equilibrarse, los de Mestalla dieron otro paso adelante y Aduriz quiso sorprender a Neto pero su remate dio en la parte lateral de la red. Era una lucha constante. Rodrigo salió para buscar el gol de la victoria. Y poco después Guedes. Marcelino quería aprovechar la jerarquía de ambos para ganar. El Valencia CF ya no tuvo tantos apuros en los compases finales del partido en el que, curiosamente, el Athletic bajó su intensidad. Todo ello con faltas y más faltas del Athletic y protestas y más protestas permitidas por Gil Manzano. Ninguno quería perder el punto en los últimos minutos. Y eso sucedió, ya no se movió el marcador y los de Mestalla, con este empate, recortaron un punto al Real Madrid en su lucha por acceder a la tercera plaza de la clasificación. Ahora, a por el Betis este domingo y a luchar por la victoria.