Una familia se queda sin entierro por falta de nichos en el cementerio
Dos señoras mayores con mascarillas visitan un cementerio durante la pandemia./ EDUARDO SANZ (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil de Ribarroja ha detenido a un joven de 26 años acusado de profanar tumbas en el cementerio de Cheste. La detención ha tenido lugar dentro de la operación ‘Dobecose’, iniciada el pasado 8 de enero.

En la noche del viernes 7 de enero, el Centro de Coordinación y Emergencias de la Generalitat Valenciana recibió una llamada de alerta. En ella un ciudadano manifestaba haber visto a unos jóvenes tratando de forzar la entrada del cementerio valenciano.

Efectivos de la Guardia Civil se trasladaron al lugar para inspeccionar lo sucedido. Allí encontraron uno de los ataúdes abierto, dejando a la vista el cadáver de su interior.

La Guardia Civil consiguió pruebas para esclarecer lo sucedido. Diez días después se desplazaron al hogar del denunciante, una vivienda de la localidad de Cheste. Aunque este había intentado inculpar a otras personas de sus delitos, los agentes localizaron en el inmueble más de 50 objetos funerarios. Además, también contaba con una pistola simulada.

Material incautado de los robos en cementerios.

Según han comunicado, el objetivo del autor era sustraer objetos valiosos de las tumbas y los cadáveres. Para lograrlo sin ser descubierto, había coaccionado a su compañero de piso con la pistola. Este debía encargarse de las labores de vigilancia en los alrededores del cementerio.

Finalmente, la Guardia Civil procedió a la detención del joven, de nacionalidad española. Está acusado de delitos de robo, coacción y contra los sentimientos religiosos y el respeto a los difuntos. Ahora las diligencias han pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Requena.