Sospechas de amaño del partido que clasificó al Valencia CF para la Champions

Entre los arrestados hay un exjugador del Real Madrid y el presidente de un equipo, ambos acusados de formar una organización criminal para manipular apuestas

detenidos

La Policía Nacional ha detenido esta mañana a un total de once futbolistas por una operación contra el presunto amaño de partidos tanto de primera como de segunda división con los que beneficiar determinadas apuestas deportivas.

Según informa el programa “Espejo Público” de Antena3, el partido Valladolid-Valencia de la última jornada de Liga, que ganó el Valencia CF, está bajo sospecha de amaño. Este partido ha sido clave para la detención de varios futbolistas y directivos de Primera y Segunda División.

Este partido supuso la clasificación del Valencia CF para la Champions. Los dos goles llegaron gracias a dos errores graves de la defensa del Valladolid. Los periodistas del programa explican que presuntamente el amaño es entre jugadores, los clubes no tienen nada que ver. La finalidad era ganar dinero en las casas de apuestas.

El Valencia CF ha emitido un comunicado diciendo «como entidad absolutamente ajena a este asunto, desea advertir públicamente que emprenderá las medidas legales oportunas, con las consecuencias que de ello se deriven, contra todo aquel que difunda cualquier rumor o noticia infundada que trate de relacionar a nuestro club con el referido tema».

Según ha publicado la Agencia EFE, entre los detenidos se encuentran el exjugador del Real Madrid Raúl Bravo; el presidente de S.D. Huesca, Agustín Lasaosa; el futbolista ya retirado y excapitán del Real Valladolid, Borja Fernández; Carlos Aranda, exjugador de numerosos equipos tanto de primera como de segunda como el Real Madrid, Levante U.D., Villarreal o Sevilla; Juan Carlos Lanuza, jefe del servicio médico del Real Valladolid; e Íñigo López Montaña, futbolista del Deportivo de La Coruña.

Aunque todo el foco parece que está puesto en Huesca, los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) también han procedido a realizar registros en Madrid, Valladolid, Málaga y A Coruña.

Dicha operación arrancó hace un año, en mayo de 2018, cuando LaLiga denunció ante la policía las presuntas irregularidades que detectaron en un partido que enfrentó al Huesca y al Nástic de Tarragona. Durante dicho encuentro se dispararon las apuestas a favor de los catalanes, quienes finalmente ganaron el partido. Este movimiento de participación unido a grandes aportaciones económicas, impropio del tipo de partido que se jugaba, llamó la atención de la organización y suspendió la cotización en 30 casas de apuestas.