Crida

El acto de la Crida fue creado en 1931 por el Comité Central Fallero bajo el nombre de Pregón. En dicho evento, varias bandas de música recorrieron las calles de Valencia y un pregonero invitó a los valencianos a sumarse a las Fallas anunciando el programa de actos. Al llegar a la plaza del Ayuntamiento, se dispararon carcasas y cohetes a los acordes del himno de la Región.

No se volvió a celebrar un acto similar hasta el año 1942, ya de manera continua hasta la actualidad. La Crida marcaba el inicio de la Semana Fallera, celebrándose en esa etapa inicial en torno al 12 de marzo. Un pregonero recorría las calles o anunciaba su pregón desde el balcón, a veces acompañado de las autoridades.

En la década de los 50, este acto tomó prácticamente la forma actual. Se le cambió el nombre a Crida. El cortejo llegaba en carrozas y se pasó a realizar en la plaza dels Furs (detrás de las Torres de Serranos). Además, se incorporó al alcalde para entregar las llaves de la ciudad a la Fallera Mayor.

En 1990, y a causa de un accidente pirotécnico, el acto pasó a celebrarse en la parte delantera de las Torres. Además, desde hace poco más de diez años se realiza un espectáculo de teatro, luz y sonido.