Ximo Puig prorroga las restricciones
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante su comparecencia.

La Comunitat Valenciana se prepara para vivir una nueva normalidad más restrictiva. Sin embargo, las medidas están lejos de ser un confinamiento como el vivido en marzo a pesar de que partidos del Consell como Compromís habían solicitado su establecimiento.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se ha mostrado reacio a dar este paso. Durante todas las declaraciones realizadas se ha negado a ello alegando que los valencianos ya están viviendo un confinamiento parcial.

No obstante, el jefe del Consell declaró ayer los motivos que le han llevado a endurecer las restricciones pero sin optar por un confinamiento total como el del pasado año. Entre ellos se encuentra la competencia del Gobierno central; los efectos secundarios en la salud; el cambio de la situación respecto al mes de marzo; y el agotamiento social.

4 MOTIVOS QUE CIERRAN LAS PUERTAS AL CONFINAMIENTO

Ximo Puig explicó en primer lugar que el Consell carece de competencia para tomar dicha decisión. «El confinamiento domiciliario es una medida extrema que sólo puede ser decretada por el Gobierno de España y en este momento la descarta. Por tanto, desde la perspectiva legal la Generalitat no tiene ninguna posibilidad ni competencia«.

«En segundo lugar, el confinamiento comporta grandes efectos secundarios. Lleva asociados problemas de salud física y mental. Además, también genera desigualdad en numerosos colectivos», señaló.

En referencia al tercer punto, el president de la Generalitat declaró que la Comunitat Valenciana no vive la misma situación del mes de marzo. A pesar de que señaló que a niveles de hospitalización «estamos incluso peor», Puig ha declarado que ahora la población cuenta con medidas de seguridad.

«En aquel momento la ciudadanía no tenía mascarillas y no podía salir a la calle o ir al trabajo con seguridad. Ahora, si cumplimos con las indicaciones y no nos quitamos la mascarilla, el riesgo de estar en un espacio abierto no tiene nada que ver con el de marzo. Por ello, hay estados intermedios antes de llegar a un confinamiento total», recalcó.

En último lugar, el líder del PSPV alegó al cansancio social por un año de restricciones. «Todos somos conscientes del agotamiento. Los esfuerzos y la resistencia de la sociedad es más baja y por tanto primaremos el interés general teniendo en cuenta los indicadores y situaciones».

«Pasamos una primera oleada encerrados en casa; superamos una segunda ola con restricciones de movilidad; y ahora debemos de superar esta tercera ola. Por eso sólo pido una cosa: prudencia total«, sentenció.