Cuatro escapadas para el fin de semana sin salir de la Comunitat Valenciana

Con la llegada del buen tiempo es una ocasión perfecta para descubrir los rincones más increíbles del Mediterráneo

escapadas
Centro histórico de Altea con vistas al peñón de Ifach.

ALTEA

Altea es uno de los pueblos costeros más bonitos de Valencia. Con poco más de 20.000 habitantes, ha conseguido mantener su encanto de antiguo pueblo pesquero sin atraer a un turismo masivo. Es difícil no enamorarse de su combinación de mar y montaña, con calles que miran al Mediterráneo y un casco antiguo de casitas blancas idéntico a los pueblos blancos de Andalucía.

Tendrá muchos planes que hacer, desde recorrer su paseo marítimo, darse un baño en sus increíbles calas y playas de bandera azul, así como hacer una ruta por su centro histórico visitando sus ermitas o lugares emblemáticos como la torre de la Galera o la de Bellaguarda. Además, Altea alberga un lugar especial que no deberías perderte: el templo del Arcángel Gabriel, el primer templo de la iglesia ortodoxa rusa en España.

escapadas
La Torre de la Vigía (Chelva).

CHELVA

El pueblo de Chelva, en la provincia de Valencia, parece detenido en el tiempo. Posee un importante patrimonio histórico y cultural muy bien conservado. La historia de Chelva se remonta hasta la época de los romanos, y si hay algo que caracterizó a esta localidad es la variedad de culturas que convivieron aquí hasta la Reconquista.

Un plan que le recomendamos es la conocida como ruta del agua, que parte desde la plaza mayor de Chelva y combina naturaleza e historia. Conocerá el barrio árabe de Benacacira, el judío del Azoque, el morisco del Arrabal y, por último, el barrio cristiano medieval.

Castillo de Sax (Alicante).

SAX

En esta lista de pueblos más bonitos de Valencia tampoco podría faltar Sax. Esta villa coronada por un cerro tiene como principal atractivo su majestuoso castillo de origen almohade que fue construido sobre una antigua fortaleza íbera. Otros lugares de interés que debería visitar son la iglesia de la Asunción y la ermita de San Blas.

Castillo histórico de Xàtiva.

XÁTIVA

Si quiere conocer el pasado histórico de la región, Xátiva es una parada imprescindible. Durante muchos siglos compitió con Orihuela y Valencia como ciudad más importante: fue sede episcopal durante la época visigoda, vivió un periodo de esplendor cultural durante el dominio musulmán y fue cuna de una de las familias españolas más poderosas: los Borgia.

Durante la guerra de Sucesión española fueron defensores de los Austrias y, por ello, el primer Borbón entronizado Felipe V mandó incendiar la ciudad -algo que todavía recuerdan, pues en el museo de la ciudad se conserva el retrato del monarca colgado del revés-. Igualmente, tendrás que visitar el impresionante castillo de Xátiva, desde el que se observan algunas de las mejores panorámicas de la región.