CSIG alerta de la falta de médicos por el aumento de los contagios
Personal sanitario en el interior de un hospital. / J. Javier Ramos González (Sescam)

El sindicato CSIF considera «totalmente insuficiente» los 7.300 nombramientos de personal para cubrir turnos de vacaciones ante el incremento de contagios. El sindicato reclama más personal a la Conselleria de Sanitat. Además, subraya la necesidad de crear 4.500 plazas estructurales en Atención Primaria.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que las plantillas de los departamentos de salud cogen sus vacaciones entre los meses de julio, agosto y septiembre. Sin embargo, se hacen 7.300 nombramientos de refuerzo para cubrir turnos de 60.000 profesionales.

CSIF he hecho especial hincapié en la falta de planificación de la Conselleria de Sanitat. Lamenta que este problema obligue a cerrar salas de hospitalización o paralizar intervenciones quirúrgicas no urgentes. Del mismo modo, advierte que la escasez de refuerzos provoca que muchas plazas no queden cubiertas y se incremente la carga de trabajo para los profesionales.

CESE DE MÁS DE 3.000 EXPERTOS EN COVID

«Conselleria no ha sido capaz de prever y de preparar sus plantillas para afrontar el incremento que se veía venir de contagios con el aumento de la presencialidad en la atención; la eliminación de la obligatoriedad de mascarillas en exteriores; y el hecho de que nos hallemos lejos de tener al 70% de la población vacunada», señalan.

La central sindical recalca que esa ausencia de previsión se plasmó el 31 de mayo. Fue entonces cuando se cesó a 3.251 profesionales especializados en combatir el coronavirus. Además, en ese grupo había personal dedicado al rastreo de casos. Por ello, CSIF critica que con su marcha se han perdido recursos fundamentales en detección del coronavirus.

El sindicato insiste a Conselleria en un refuerzo inmediato de personal y en un análisis detallado de las necesidades. Subraya como imprescindible la creación de 11.000 plazas estructurales, entre primaria y hospitalaria, para afrontar la demanda de atención sanitaria. En esta línea avisa que «la situación se agravará en un futuro cercano porque habrá un 30% de jubilaciones de profesionales».