La “piedra en seco” de Llíria, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

La UNESCO ha reconocido las construcciones de "piedra en seco" de Llíria como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

pedra_en_sec2

La UNESCO ha declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad la técnica constructiva de la “piedra en seco”. De esta manera, la ciudad de Llíria suma este nuevo reconocimiento a su patrimonio local, al contar en su término municipal con varias edificaciones que siguen este método de construcción tan característico del territorio valenciano.

El regidor de Cultural y Patrimonio, Paco García ha mostrado su satisfacción por esta distinción de la UNESCO, puesto que “entronca con la línea de control, supervisión y puesta en valor de este patrimonio, que hemos iniciado en el Ayuntamiento de Llíria, con la confección de un inventario detallado de todos los bienes municipales construidos con piedra en seco”.

Este catálogo se trasladará a la Consellería de Cultura para que entre a formar parte del inventario del Patrimonio Cultural Valenciano. Entre otros elementos, Llíria cuenta con las tradicionales cometas, mojones, ribazos de bancales o corrales de manada.

La técnica de la “piedra en seco” recibe su singularidad por la construcción de edificios, mediante la colocación ordenada de las piedras unas sobre otras, es decir, trabadas sin argamasa de compactación y sustentadas únicamente por su propio peso.

El año 2016, la Generalitat Valenciana declaró la “piedra en seco” como Bien de Relevancia Local Inmaterial. Dos años después se suma el reconocimiento de la UNESCO en el marco de la celebración de su Comité Intergubernamental de Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial. En esta candidatura han participado la Generalitat Valenciana, Cataluña, Baleares, Aragón, Extremadura, Andalucía, Galicia y Asturias y, además, la propuesta ha sido coordinada conjuntamente por Chipre y Grecia, con la colaboración de España, Croacia, Suiza, Eslovenia, Italia y Francia.

El MuVIM repassa la història social i cultural de la ‘Mare de Déu dels Desemparats’ a València