La Conselleria de Política Territorial ha iniciado el trámite para resolver de forma anticipada la Actuación Estratégica Territorial (ATE). El plazo expira en mayo de 2025 ante los incumplimientos del Valencia CF con los plazos fijados en la actuación.

Esta decisión se adopta en base al informe de la Abogacía de la Generalitat Valenciana. Esta remarcaba la obligatoriedad jurídica de la Generalitat de resolver anticipadamente la ATE. Todo ello en caso de que el club no ofreciera compromisos reales con el desarrollo del nuevo estadio.

El departamento que dirige Arcadi España ha decidido dar por finalizada la ATE. Según indican fuentes de la Conselleria, se está ultimando el escrito para iniciar el trámite de expediente de resolución anticipada por caducidad de la ATE. Proceso que trasladarán al pleno del próximo viernes 19 de noviembre.

De esta forma, se pondría fin a la ATE como herramienta urbanística. No obstante, Territorio remarca que tiene la potestad de decidir si se mantienen o no las previsiones de planeamiento. Basándose siempre en el interés general.

Nuevo Estadio por dentro, pendiente de la resolución de la ATE (Foto: Jaime Ochoa)
Territorio inicia los tramites para resolver la ATE del Nuevo Mestalla

CONSECUENCIAS DE LA ANULACIÓN DE LA ATE

El principal problema para el valencia CF es económico. Es perjudicial tanto para la entidad como también para su máximo accionista. Pues pondría en riesgo el valor de su inversión. La disolución de la ATE propiciaría la pérdida de todos los beneficios urbanísticos y económicos para el club.

A parte de eso, esta anulación implica el desprestigio institucional para el Valencia, Meriton y Peter Lim. Que tras seis años al frente del club no han reiniciado unas obras que llevan doce paradas.

Respecto a los términos económicos, el club perdería la última recalificación de la zona comercial del estadio de Mestalla. Esta se cifra en aproximadamente entre 15 y  25 millones de euros de pérdida. Un varapalo a la línea de flotación económica de una sociedad con serios problemas económicos. Es un valor contable, esos 15 millones de euros, que supondría la pérdida de la ATE el club ya ha presupuestado. En su memoria, explica que el deterioro del valor del solar del actual estadio es de 15 millones de euros y del nuevo de medio millón de euros.

Por otra parte, está en juego el dinero del fondo CVC, cuyo 70% va destinado a mejorar las infraestructuras. También supondría la pérdida de 100 millones que ya hay invertidos en el estadio.

Además, si se anulara la ATE, el nuevo estadio y el polideportivo para la zona de Benicalap quedaría sin construir.  Esto supone un coste de imagen para la ciudad y para los vecinos de la zona. Las instituciones debería entrar en otro escenario jurídico para tratar de cambiar el promotor de la obra. Asimismo, el asunto podría alargarse aún muchos más años.