Condenan a una madre por provocar que operen a su hijo sano 13 veces

Una mujer llevar al médico en 300 ocasiones a su hijo para que le operaran cuando no estaba enfermo

Un juez de Dallas, en Estados Unidos, ha condenado a una mujer a seis años de prisión por manipular a profesionales médicos para que le hicieran cientos de procedimientos médicos y 13 cirugías innecesarias a su hijo durante ocho años.

Kaylene Bowen, de 36 años, se declaró culpable de causar lesiones corporales graves a su hijo después de que las autoridades le acusaran de someter a su hijo a exámenes, cirugías y procedimientos dolorosos en innecesarios durante años y de llevarle hasta 323 veces a hospitales y centros de salud entre los años 2009 y 2016.

Esta condena llega después de años de lucha de Ryan Crawford, padre del pequeño, que intentó convencer a los jueces durante años de que su hijo no tenía ninguna enfermedad. Durante el proceso, un juez incluso le prohibió visitar a su hijo Christopher cuando este tenía tres años.

Esto le llevó a investigar lo que estaba ocurriendo con su hijo y decidió reunir todos los registros médicos de diversos médicos y hospitales para tratar de probar que su hijo estaba sano.

Síndrome de Munchausen

Conocido como síndrome de Munchausen, los expertos explican que esta enfermedad mental y forma de maltrato infantil hace que los cuidadores del niño, con frecuencia las madres, inventen síntomas falsos o provoquen síntomas para que parezca que el niño está enfermo.

Según los expertos, los médicos suelen tardar entre cinco o más años en identificar a personas como Bowen, que suelen ser mujeres en el 97% de los casos.

«Investigan y escogen condiciones difíciles de detectar con una sola prueba», asegura un experto, que explica que como la mayoría de los pacientes son bebés o niños pequeños no pueden explicar sus síntomas por sí mismos y los médicos tienen que creer a sus padres.