pisos
Compartir

La Generalitat Valenciana ha anunciado que invertirá este año 11,2 millones de euros a la compra de viviendas, una cifra que se incrementará hasta los 40 millones de euros presupuestados en 2019 y que, tal y como ha expresado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, facilitará el acceso de la ciudadanía “a hogares asequibles y dignos” que garanticen su capacidad de decisión y les permitan desarrollar sus proyectos de vida.

El jefe del Consell ha subrayado la importancia de que la ciudadanía conozca que, hasta el 22 de noviembre, “tiene esta oportunidad de poner a disposición de la Generalitat una vivienda” y de posibilitar “un derecho fundamental” a un habitante de la Comunitat Valenciana, ya que, tal y como ha señalado, “es imprescindible generar posiciones en las que la ciudadanía pueda ejercer la libertad”.

Ximo Puig durante la presentación de la inversión en viviendas.

Puig ha explicado que es necesario favorecer los hogares de alquiler “para reequilibrar este mercado” y ha expresado que esta no es “la única línea” que se impulsará desde el Consell porque tras “poner en valor el parque de viviendas, que estaba destrozado” se buscará acometer otras medidas como la finalización de obras que quedaron paralizadas en el pasado.

Por su parte, la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, ha indicado que el Consell tiene “un objetivo muy claro” con esta iniciativa, como es “ampliar de manera rápida e inmediata el parque público para garantizar un alquiler asequible y una vivienda digna” no solo a personas “en situación de vulnerabilidad o extrema vulnerabilidad”, sino también a “todos aquellos colectivos de jóvenes o personas” que no pueden acceder a un hogar en el mercado de renta libre.

Requisitos para vender el piso

La consellera ha detallado también que las viviendas que pueden inscribirse deben tener 50 años de antigüedad como máximo, ascensor si están en altura, al menos un dormitorio, salón-comedor y una cocina y estar libres de pagos y en condiciones de habitabilidad, así como también una tipología plurifamiliar que no esté fuera de ordenación.

Los vecinos del Cabanyal huyen al aumentar los precios de alquiler