Agentes se ponen a multar
Un agente de la Guardia Civil de Tráfico da el alto a un vehículo durante un control de velocidad en la carretera CV-32 de Museros. EFE/ Manuel Bruque

Con la proximidad de las fiestas navideñas comienzan unas semanas de eventos sociales donde las comidas y cenas de empresa son las citas que más se repiten en las agendas de todos los españoles y en las que el consumo de alcohol se intensifica de manera general.

Para evitar accidentes con víctimas mortales, la Dirección General de Tráfico arranca hoy la campaña de control de alcohol y drogas que se alargará durante toda las semana finalizando el próximo domingo 15 de diciembre.

Desde la DGT han asegurado que los controles realizados por agentes de la Guardia Civil se podrán dar «a cualquier hora del día» y «en todas las vías» por lo que cualquier zona de Valencia y sus alrededores podrán ser punto de una de las 25.000 pruebas diarias que se llevarán a cabo durante estas siete jornadas.

Hay que recordar que 1 de cada 3 accidentes mortales está relacionado con el alcohol y el consumo de drogas por lo que la campaña de Tráfico busca reducir el número de siniestros y víctimas en las carreteras.

Además, en el caso de consumir este tipo de sustancias y ser detectado en un control puede suponer una infracción de hasta 1.000 euros y la pérdida de seis puntos del carné de conducir sin olvidar que una superación de los 0,60 mg en sangre conlleva pena de cárcel.

Dar positivo en alcohol con entre 0,25-0,50 mg/l de aire espirado la multa es de 500 euros más la retirada de 4 puntos; +0,50 mg/l la sanción crece a los 1.000 euros con 6 puntos; mientras que dar por encima de 0,60 mg/l pasa a ser un delito con de tres a seis meses de prisión, retirada del carné de uno a cuatro años y pago de multa o trabajos comunitarios que pueden ser de hasta tres meses de duración.