Cirilo Amorós cambia el sentido del tráfico

Grezzi cede a las peticiones del colegio San Juan de Ribera y amplía los espacios peatonales para facilitar el tránsito de los escolares

570
Cirilo

A partir de las 9 horas de esta mañana, los técnicos del servicio de Movilidad Sostenible han iniciado la actuación necesaria para invertir los dos primeros tramos de la calle Cirilo Amorós, entre la calle Russafa y la calle Pizarro. Como se recordó a vecinos, AMPA y comerciantes y empresarios de la zona en la reunión informativa mantenida el pasado 23 de enero, la inversión supondrá la mejora de la circulación peatonal y del transporte público en un eje que atraviesan cada día cerca de 20.000 peatones y por el que discurren 8 líneas de EMT diurnas y 2 nocturnas.

A su vez, atendiendo a las demandas de las madres y padres del colegio público San Juan de Ribera, se ha aprovechado la actuación para ampliar espacios peatonales en una calle (entre la calle Russafa y Fèlix Pizcueta). Del mismo modo se instalará una señal vertical P-21 de ‘Atención Colegio’ junto a una limitación a 20Km/h a la entrada a Ciril Amorós desde Fèlix Pizcueta y se añadirá señalización horizontal P-21 previa al paso de peatones en el frontal de la escuela, que también se ampliará.

Así, mediante una actuación blanda realizada con pintura, bancos y maceteros, se han ampliado los espacios peatonales existentes en el lado impar de Ciril Amorós, entre los números 1 y 7, ampliando el espacio peatonal al margen que hasta ahora ocupaba el aparcamiento en cordón allí donde no hay vados de acceso a aparcamientos.

Calle Cirilo Amorós con Russafa (Imagen de 2015).

Del mismo modo, en el lado par se ampliará el espacio peatonal en las zonas de aparcamiento en batería desde los números 2 al 6. Esto, unido a la creación de un estacionamiento de uso exclusivo para motos en horario diurno y de uso mixto para coches y motos en nocturno en el cordón entre los números 9 y 17, permite liberar de estacionamiento de motocicletas las aceras en ese tramo de Cirilo Amorós y en la calle Russafa (entre las Grandes Vías y Xàtiva), así como el desplazamiento de la única terraza presente ahora sobre la acera de Cirilo Amorós al nuevo espacio peatonal ganado en la antigua calzada.

El restante estacionamiento en batería en los números pares de Ciril Amorós quedará como hasta ahora, aunque redefinido de acuerdo al nuevo sentido del tráfico, con la inclusión, a petición de los comerciantes del entorno, de sendas zonas de carga y descarga en los extremos de la calle para facilitar el abastecimiento, tanto de los comercios de Russafa como de los de ese tramo de Ciril Amorós.

Un colegio ‘hace ruido’ contra las medidas de Grezzi

El Ayuntamiento estudia peatonalizar dos céntricas calles de Valencia