Borja Catanesi

El cantante Borja Catanesi es conocido por tocar con amplificadores en las calles de Valencia. Este viernes estaba tocando en la plaza del Ayuntamiento cuando dos agentes de la Policía Local le decomisaron los instrumentos y lo denunciaron por contaminación acústica.

View this post on Instagram

Tocando en el centro he tenido un incidente lamentable: La Policia Local ha requisado mis instrumentos musicales y me ha multado por contaminación acústica. ¿Es necesario llegar a este extremo? El fenómeno de la música callejera se ha extendido por todo el mundo y a día de hoy es un bien cultural, que se protege y promueve, como pasa en Reino Unido, Italia, Australia… Tocar en la calle forma parte de mi vida. Llevo haciéndolo 3 años por Europa y me ha traído muchas cosas positiva. Recientemente he ganado el primer premio del concurso internacional de músicos callejeros Universal Street Games, celebrado en Minneapolis, USA. Es una pena ver como fuera de España es una actividad respetada y valorada y, por el contrario, aquí es castigada, como en mi caso, con la incautación de mis instrumentos. Estos hechos no hacen más que reafirmarme en mi postura. La música es para compartir y la calle es el mejor escenario para hacerlo. Vídeo completo en IGTV

A post shared by Borja Catanesi (@borjacatanesi) on

A través de las redes sociales han colgado un vídeo donde se aprecia cómo la gente se revuelve con los agentes. Este tipo de músicos callejeros son un fenómeno en países de medio como Reino Unido, Italia, Australia.

View this post on Instagram

In a good vibe 🕺🏿

A post shared by Borja Catanesi (@borjacatanesi) on

Borja Catanesi ha destacado a través de las redes sociales que “tocar en la calle forma parte de mi vida. Llevo haciéndolo 3 años por Europa y me ha traído muchas cosas positivas. Recientemente he ganado el primer premio del concurso internacional de músicos callejeros Universal Street Games, celebrado en Minneapolis, USA. Es una pena ver como fuera de España es una actividad respetada y valorada y, por el contrario, aquí es castigada, como en mi caso, con la incautación de mis instrumentos”. Acaba diciendo que “estos hechos no hacen más que reafirmarme en mi postura. La música es para compartir y la calle es el mejor escenario para hacerlo”.