La sandía: el alimento más refrescante del verano

Esta roja y deliciosa fruta cuenta con múltiples beneficios, te contamos cuáles para que aproveches al máximo esta delicia natural durante el verano

La sandía, compuesta de un 90% de agua, es la fruta más refrescante y más elegida durante la época estival, cuyo cultivo gozó de gran implantación en tierras valencianas.

Refrescante y jugosa, dulce y ligera…se puede comer como postre, almuerzo o merienda, pero también puede ser la protagonista de muchos alimentos como ensaladas, gazpachos, sorbetes, macedonias, mermeladas…

Pero la grandeza de la sandía no solo radica en su exquisito y refrescante sabor, esta roja y deliciosa fruta cuenta con múltiples beneficios y 7 Televalencia, te cuenta cuáles: para que aproveches al máximo esta delicia natural durante el verano.

FUENTE DE HIDRATACION

El 90% de la sandia está compuesto por agua y por tanto es una gran fuente de hidratación, porque «cada 100 gramos, 90 son agua». Es una excelente y distinta manera de consumir agua.

BAJA EN CALORÍAS Y GRASAS

Dado que su contenido es mayormente agua, la sandía aporta pocas calorías al organismo. «Por cada 100 gramos tiene 30 calorias» .  Es muy baja en proteinas, por lo que se convierte en una excelente opción para no consumir calorías.

BAJA EN AZÚCARES 

La sandía tiene bajo contenido de azúcares,  no cae en excesos y le da el dulzor suficiente a la fruta.

ALTA EN MINERALES Y RICA EN VITAMINAS C Y A

La sandía aporta una cantidad notable de vitamina C que refuerza el sistema inmunitario y protege las mucosas, entre otros muchos efectos. También es una fuente de betacaroteno o provitamina A. El betacaroteno tiene un efecto especialmente positivo sobre la piel y los ojos, protegiéndolos frente a la acción de la radiación solar.

PREVIENE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

La combinación de vitamina C, betacaroteno y licopeno hace de la sandía un alimento que previene las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y muchas enfermedades crónicas y degenerativas.

EFECTO DIURÉTICO Y PREVIENE LOS INFARTOS

El efecto diurético de la citrulina de la sandía es potenciado por el contenido en potasio (112 mg en 100 g), ayuda a controlar la tensión arterial, regula el latido cardiaco y  contribuye a prevenir los infartos.