Gran riqueza, variedad y tradición es lo que caracteriza a Antigüedades Me Encanta, que tras años de plena dedicación al indumentarismo, abre ahora su primera tienda en pleno corazón de Valencia, en la calle Comedias número 17.

Encajes y mantillas con siglos de historia, puntillas realizadas a mano hace décadas, botonadura, pañuelos y una gran colección de antigüedades, que la firma posee y que ha contribuido a complementar los trajes de sus clientes, conviertiéndolos en joyas de coleccionista.

Esta empresa de anticuario textil se ha ganado el reconocimiento por su buen hacer a la hora de recuperar piezas únicas, con historia, auténticas joyas a las que les ha devuelto su máximo esplendor, tras una cuidada y minuciosa restauración, poniéndolas así a disposición de una gran variedad de clientes, entre los que se encuentran Falleras Mayores de València, Reinas de las Fiestas de Castellón, novias, clavariesas, e incluso, la imaginería religiosa.

También destaca su especialidad en el estudio de la aplicación de encajes en la indumentaria de siglos pasados y su utilización en la realeza y aristocracia de la época.

Precisamente, la elección de la fecha para su inauguración no ha sido una mera casualidad. El 16 de noviembre es el día en el que en 2010 fue declarado el encaje de Alençon como el único encaje, hasta el momento, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, y éste, es su ‘pequeño homenaje’.

Como siempre, Antigüedades Me Encanta cuida con esmero y dedicación hasta el último detalle de cada uno de sus trabajos y paso que da.