Machado, un poeta en Rocafort

El Consistorio reivindica la puesta en valor del legado cultural que dejó el poeta durante su residencia en el municipio.

73

Antonio Machado fue un destacado poeta español que en su camino de exilio, a causa de los estragos de la Guerra Civil española, encontró refugio en Rocafort desde finales de 1936 hasta abril del 1938.

La reivindicación de Machado en Rocafort empezó el año 1989, con motivo del 50 aniversario de la muerte del poeta, impulsada por la Associació Cultural de Rocafort. El 2009 se conmemoraron los 70 años de su muerte con diversos actos organizados por el Ayuntamiento. En 2014 algunos vecinos constituyeron el grupo de trabajo Machado 75, que también homenajearon al poeta. Desde entonces, todos los años, en el mes de febrero, Rocafort recuerda a Machado con actos culturales. Además, desde 2015 forma parte de la Red de Ciudades Machadianas, a la que también pertenecen Sevilla, Soria, Segovia, Baeza, Cotlliure.

Todas, comparten haber sido residencia del poeta a lo largo de su vida. La “Red” se creó el 22 de febrero de 2009 con el objetivo de difundir la figura y la obra del escritor universal.

En este contexto, desde el Consistorio reivindican la importancia de la puesta en valor del legado cultural que dejó el poeta durante su estancia en el municipio. Para el alcalde, Víctor Jiménez, el hecho de que el poeta fijara su residencia en Rocafort, en Villa Amparo, es reivindicar «el espacio que jugó la provincia de Valencia, la Comunidad Valenciana y Rocafort en un momento de la historia en el que teníamos una efervescencia cultural que, lamentablemente, quedó cercenada durante el final de Guerra Civil».

Por eso, asegura, desde las administraciones «tenemos la obligación y el compromiso de reivindicar y de restituir…, porque por Villa Amparo pasaron  intelectuales de primer orden nacional e internacional (…) preocupados por la situación política, la situación económica del país, que se desangraba en los últimos coletazos de la Guerra».

Insiste en que Machado escribió mucha prosa y versos en Villa Amparo, y «todo esto es l ohay que poner en valor, porque sería absurdo que no fuéramos capaces de recordar la importancia que tuvo Valencia como capital cultural durante los últimos años de la República». De la misma forma, incide en la necesidad de rendir el tributo que se merece el único poeta español reconocido por la UNESCO como universal y que residió en esta localidad de  la huerta valenciana.

Una labor que se está llevando a cabo desde el Consejo Sectorial Rocafort Ciudad Machadiana, formada por asociaciones locales.

Entrevista completa en: