Compartir

Vives y Marí ha sido la encargada de presentar las sedas que lucirá la Corte de Honor de la Fallera Mayor de Valencia 2018.

Como en tarde de gloria, y a la espera del beneplácito del público, la empresa sedera valenciana daba a conocer el mejor de su oficio en una plaza de excepción. De una en una fueron nombradas, y de dos en dos consiguieron sus nuevas pieles. Entre sonrisas nerviosas y sana curiosidad, pusieron junto a esas pequeñas pero grandes obras de arte, que cada año confecciona la prestigiosa marca.

En esta ocasión, con una nueva apuesta: predomina el oro como metal a combinar, consiguiendo así un mayor protagonismo que en ejercicios anteriores. Así lo explicaba Juan Vicente Aznar, uno de los propietarios de Vives y Marí

Un nuevo reto y una nueva muestra del buen hacer de esta firma, más que consolidada en el sector del indumentarismo valenciano.