Compartir

La compañía valenciana de videojuegos, Orenji Games, ha participado en una de las mayores ferias mundiales del sector celebrada en Japón, se trata de la Tokio Games Show. El estudio valenciano con tan solo un año de actividad consigue el éxito gracias al juego “Max and the book of chaos”.

Con tan solo doce personas han formado un joven equipo emprendedor, con una media de edad de treinta años y de sello valenciano: “Es un orgullo poder participar en las mejores ferias del mundo y compartir espacio con empresas como PlayStation, Nintendo o Microsoft”, explica el CEO, Gabriel Torres. Orenji Games nació de un grupo de empresas dedicadas al sector del ocio familiar que decidió introducirse hace un año en el mundo de los videojuegos. Desde entonces no ha dejado de crecer como la espuma gracias a la aceptación de sus productos.

A finales de agosto estuvieron en la Gamescom de Colonia, la feria de videojuegos más importantes de Europa, y según afirman “estaban nerviosos porque no sabían cómo iba a ser la acogida por parte del público”. Aseguran que recibieron muchísimo feedback positivo y consiguieron que el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) les propusiera participar en la Tokyo Games Show.

El juego con el que han conseguido notoriedad está a punto de lanzarse, su protagonista se llama MAX, el héroe del juego, es un niño que tiene el destino del mundo en sus manos, contiene acción 2D con elementos y mecánicas clásicas de los videojuegos, pero con un fuerte componente arcade. La acción tiene lugar en una extraña escuela de verano situada en un viejo y misterioso castillo. Un libro maldito con oscuros poderes desatará una ola de caos y Max tendrá que afrontar todos estos desastres, liberar a sus compañeros y salvar el mundo.